Actualizado 19/11/2021 13:42 CET

8 imperdonables agujeros de guion de Eternals, lo último de Marvel

Agujeros de guion de Eternals
Agujeros de guion de Eternals - Marvel

   MADRID, 13 Nov. (CulturaOcio) -

   Eternals, la nueva película de Marvel Studios dirigida por Chloe Zhao ya está en cines. Siendo la segunda cinta más larga del estudio, con 2 horas y 37 minutos de duración, el filme ha permitido a los fans ser testigos de la presentación de una decena de poderosos nuevos personajes y de aparatosas y potentes escenas de acción... pero también de numerosos agujeros de guion.

   El proyecto que más pretendía innovar respecto al estilo creado por la compañía también ha sido uno de los que más fallos e inexactitudes ha tenido en su desarrollo. Desde tramas que no llevan a ningún lado hasta numerosas y convenientes casualidades, que convierten la película en la pesadilla de cualquier guionista.

   Por este motivo, en CulturaOcio, hemos reunido los ocho principales fallos de guion presentes en la última cinta del Universo Cinematográfico Marvel:

((ATENCIÓN: ESTA NOTICIA CONTIENE SPOILERS))

1. EL PAPEL DE ARISHEM

   

   Al final de la película, el ser Celestial conocido como Arishem utiliza sus poderes para extraer a varios de los Eternos del planeta Tierra y exigirles responsabilidades por haber truncado el nacimiento de Tiamut y con él sus grandiosos planes que se vienen cumpliendo al pie de la letra desde hace cientos de siglos. Según avisa el Celesial, examinara la memoria de los Eternos para descubrir si realmente los humanos merecen sobrevivir.

   Esto plantea que el dios cósmico no solo es omnipresente y capaz de ver todo lo que ocurre en el Universo, sino que, además puede intervenir cuando quiera. Por ende, el Celestial podría haber capturado a los protagonistas y fácilmente detenerlos antes de que frustraran el nacimiento de Tiamut... si bien eso sería poco conveniente para el desarrollo de la trama.

2. ¿QUÉ PINTA KRO?

   

   Durante la promoción de la película se dio a entender en los tráilers que el personaje interpretado por Bill Skarsgard, Kro, sería el villano principal. Con el estreno del filme, los espectadores han descubierto que, no solo no es así, sino que los objetivos y motivaciones del personaje tampoco se llegan a explicar del todo.

   Si bien Kro es el responsable de la muerte de varios Eternos y afirma odiar a los protagonistas por ser una versión más depurada de los Desviantes, los espectadores no llegan a comprender exactamente cuál es su plan. Es cierto que al final de la cinta tiene un épico enfrentamiento con Thena (Angelina Jolie), sin embargo su trama dentro de la cinta parece no llevar a ningún lado, hasta tal punto que, si su presencia se eliminara de la película, el filme sería comprensible casi por completo.

3. EL INCOMPRENSIBLE MAHD W'YRY

   

   En el filme se narra que Thena tiene una especie de enfermedad mental conocida como Mahd W'yry provocada por los múltiples 'reseteos' que ha sufrido tras cumplir diferentes misiones para los Celestiales. Si bien esto sirve como detonante de varias escenas de acción, a medida que avanza la película y resulta más conveniente para la trama, el personaje deja de tener sus ataques. Algo que posibilita que el personaje de Jolie pueda plantar cara a Kro, pero que no tiene ningún tipo de justificación.

4. EXTRAÑO CADÁVER

   https://pbs.twimg.com/media/E2KCIUZXsAIcq8E.jpg:large

   Cuando los Eternos encuentran el cadáver de Ajak (Salma Hayek) en su casa, el cuerpo está entero. Algo que tiene sentido cuando después se descubre que Ikaris la mató, pero que no tiene ninguna lógica si este quiere hacer pasar a los Desviantes por los responsables de su fallecimiento. Cuando la Eterna es hallada debería tener algún tipo de signo de mordedura o zarpazo, algun rastro de la lucha con criaturas monstruosas que atacan ferozmente, sin embargo está entera y a nadie parece extrañarle.

   Del mismo modo, tampoco parece tener mucho sentido lo elaborado del plan de Ikaris, ya que resulta bastante aparatoso llevársela a un barranco en la nieve, cuando hubiera sido mucho más sencillo matarla en su casa y ahorrarse tener que transportar después el cuerpo y fingir una puesta en escena.

5. LARGO NOVIAZGO

  

   En la película, Sersi e Ikaris se confiesan su amor en el año 400 antes de Cristo. Sin embargo, la escena de su boda no tiene lugar hasta el 400 después de Cristo. Esto implica que los dos Eternos fueron novios antes de dar el siguiente paso durante 800 años. Hay quien tiene miedo al compromiso y seguramente casi un milenio no sea nada para ellos, pero en términos de guion resulta un tanto ridículo.

6. LO DE THOR

  

   Kingo señala durante la comida en casa de Gilgamesh y Thena haber conocido a Thor desde que era pequeño e incluso haber luchado junto a su padre, Odin. Sin embargo el Dios del Trueno en ningún momento ha hecho referencia a él en sus películas. Algo tremendamente extraño teniendo en cuenta por todo lo que han pasado los Vengadores y el Universo. ¿En ningún momento se le ocurrió al personaje de Chris Hemsworth contactar con ellos para que unos seres tan poderosos les ayuden en su enfrentamiento contra a Thanos? Difícil de creer.

7. PHASTOS O STARK

   

   Durante el filme, Phastos aparece en Hiroshima culpándose por haber ayudado a los humanos a crear la bomba atómica. Sin embargo, en Iron Man, Tony Stark señalaba que su padre había sido uno de los inventores de las armas nucleares dentro del Proyecto Manhattan. ¿Significa eso que colaboró con el Eterno o es simplemente una incongruencia más?

8. ANACRONISMOS

   Si bien la película no pretende ser un filme histórico, plantea elementos en su reflejo del pasado que suponen un completo desinterés a la hora de hacer algo con un mínimo de rigor. Un elemento que ha sido tremendamente criticado es el hecho de que cada uno de los Eternos tenga un acento característico de un país en su llegada a la Tierra, cuando esos dejes en el habla son fruto de cientos de años de evolución del lenguaje.

   También es tremendamente llamativo que, cuando asisten a la conquista de Tenochtitlan, Druig califica el acontecimiento como un "genocidio", a pesar de que ese término no fue acuñado por el jurista Raphael Lemkin hasta 1944, más de cuatro siglos después.

Contador