Escenas post-créditos de Shazam!: Cuántas hay y qué significan para el futuro de DC

Escenas post-créditos de Shazam!: Cuántas hay y qué significan para el futuro de
WARNER BROS
Publicado 05/04/2019 16:05:24CET

MADRID, 5 Abr. (CulturaOcio) -

Shazam! es el último personaje en sumarse a la enorme lista de superhéroes que han saltado a la gran pantalla. Lo hace con una película luminosa, divertida y muy entretenida que, como ya es tradición en el género de moda, cuenta también con escenas postcréditos... y no solo una, son varias las secuencias extra con las que cuenta el filme dirigido por David F. Sandberg. Será, por tanto, mejor ir por partes.

Y para empezar hay que abordar la secuencia final del filme, que si bien llega antes de los títulos de crédito bien pudiera ser otra secuencia postcréditos.

((ATENCIÓN: ESTA NOTICIA CONTIENE SPOILERS))

Durante buena parte del filme, Freddy Freeman, el personaje encarnado por el joven Jack Dylan Grazer, sufre las burlas y el acoso de sus compañeros de instituto. El bulling al que le someten se ve agravado después de que promete a todos que le nuevo superhéroe que maravilla a las calles de Filadelfia es amigo suyo y que, incluso, vendrá a comer con él.

Pero finalmente Billy Batson (Asher Angel), enfrascado en sus asuntos, le deja tirado y Shazam (Zachary Levi) no aparece en el comedor del Instituto, algo que pasa factura al pobre Freddy. Esta última escena resarce al joven amante de los superhéroes ya que, gracias a la intervención de sus hermanos adoptivos, puede comer finalmente con Shazam en el Instituto... y no solo con él.

Y es que, también con su bandeja del comedor, aparece en escena Superman. Bueno, en realidad se trata del cuerpo de Superman ya que a Kal-El nunca se le ve el rostro lo que, por otra parte, confirma que el futuro de Henry Cavill dentro del Universo DC es más que incierto.

La primera de las escenas postcréditos propiamente dichas llega después de unos geniales títulos finales en tono de cómic casero, cuaderno de rayas incluido. La secuencia nos presenta al derrotado, pero no vencido, Doctor Thaddeus Sivana (Mark Strong) 'decorando' las paredes de su celda en el psiquiátrico ¿Arkham? con crípticas runas que escribe de forma frenética.

Será entonces cuando en el alféizar de la ventana aparece un gusano parlante y que todo indica está dotado de superinteligencia y aviesas intenciones. Se trata de un personaje de los cómics cuyo nombre es Mister Mind, una entidad alienígena que se perfila ya como el gran villano de la secuela.

Y no aparece de la nada, ya que justo al inicio de la película, cuando el joven Thaddeus Sivana es teletransportado hasta la Roca de la Eternidad, una fugaz imagen muestra a Míster Mind dentro de un recipiente. El mismo que más tarde, cuando Billy Batson va a la Roca, está roto y vacío, asi que todo indica que el malévolo gusano se ha liberado cuando Sivana despertó a los Siete Pecados Capitales.

En las grapas este gusano con intercomunicador, a través del cuál le dice al personaje de Mark Strong que hay una forma de recuperar sus poderes arrebatados por Shazam y cía, ya se ha aliado con Sivana y es el fundador de la Sociedad Monstruosa del Mal. Un personaje creado en 1943 que en los cómics cuenta, además de con su tremenda inteligencia, con poderes telepáticos y la capacidad para tejer una tela indestructible y que llega incluso a ser demasiado malvado para el propio Sivana.

La segunda secuencia extra es prácticamente intrascendente para el futuro de la saga y recupera uno de los pasajes más tronchantes del filme, el momento en el que Freddy y Billy van probando uno a uno poderes para ver con cuáles de ellos cuenta Shazam!

En este caso la prueba es si, tal y como hace Aquaman, puede comunicarse con los peces... algo que evidentemente no puede hacer. Billy pasa de la prueba diciendo que ese superpoder es estúpido algo que tendrá que explicar cuándo Shazam se encuentre cara a cara con Aquaman. Una buena guinda para terminar el viaje con una nueva sonrisa en los labios.

Contador