Infinity War: Los 12 trajes Spiderman en el cine, de peor a mejor

Tajes de Spider-Man
MARVEL/SONY
Actualizado 07/04/2018 11:01:23 CET

MADRID, 7 Abr. (CulturaOcio) -

Con su aparición en Infinity War, Spider-Man se convertirá al fin en miembro oficial de los Vengadores. Un honor que le llegará de la mano de Tony Stark, el hombre que le reclutó para la Civil War y que hace las veces de mentor en su todavía reciente andadura dentro del Universo Cinematográfico Marvel.

Él, el millonario que se hace llamar Iron Man, es además el mecenas que le proporciona a Peter Parker, encarnado en esta nueva etapa por Tom Holland, sus fascinantes trajes. Un fondo de armario que en ocasiones se aleja mucho de los cómics y que, en otras, se acerca demasiado.

Y es que con su participación en Infinity War serán ya ocho las películas en las que ha aparecido el trepamuros de Marvel, las tres últimas ya dentro del entramado de Marvel Studios. Anteriormente el personaje fue encarnado en tres películas por Tobey Maguire y posteriormente en otras dos por Andrew Garfield. Repasamos los trajes que hasta ahora ha lucido nuestro amigo y vecino Peter Parker... del peor añ mejor.

PRIMER TRAJE (THE AMAZING SPIDER-MAN)

Mark Webb también incluyó su versión casera del traje de Spiderman (como ya hizo Sam Raimi) en ese proceso que vive Peter Parker convertirse en un héroe. Pasamontañas rojo, chaqueta y gorros del rastro y... gafas de sol, ese era su traje de 'vigilante'. Algo que no pasa de ser un Cosplay poco logrado.

SPIDERMAN 3

La tercera entrega de Raimi es sin duda la película menos aplaudida de su trilogía de de Spiderman. Su traje no presentó muchas mejoras respecto a los anteriores e incluso resultó algo hortera y cursi. Una decepción... como lo fue el resto de la película.

PRIMER TRAJE (SPIDERMAN)

Es inevitable echar la vista atrás y no recordar con cariño a ese joven Peter Parker con guantes de ski y pasamontañas rojo intentando ganar dinero en la lucha libre. Si bien no es un traje espectacular, si de los más creíbles vistos en pantalla. Al fin y al cabo, Spidey no se caracteriza precisamente por tener muchos millones en su cuenta bancaria.

SPIDERMAN (TOBEY MAGUIRE)

El debut de Spiderman en cine tuvo lugar en 2002, cuando el cine de superhéroes distaba todavía mucho de ser el lucrativo y explotado subgénero que es hoy en día. Lo hizo enfundado en un traje que respetaba el tradicional rojo y azul de las viñetas, pero en el que llamó la atención de muchos fans el relieve de la tela de araña. Además, todavía quedaba mucho camino por andar a la hora de pulir las técnicas digitales de animación del traje en movimiento...

BLACK SPIDERMAN (SPIDERMAN 3)

Sin duda Venom era el gran atractivo de Spiderman 3... pero el simbionte decepcionó. Sin embargo, y aunque nada tiene que ver el traje de Black Spiderman de los cómics con el de la película, es cierto que rediseñar la vestimenta utilizada tan sólo con negros y grises, da un toque tan aterrador como elegante. Y da una explicación (coherente) a la falta de lanzarredes.

THE AMAZING SPIDERMAN (ANDREW GARFIELD)

El traje que lució Andrew Garfield en su primera aventura como Hombre Araña estaba basado directamente en la colección Ultimate Spiderman. Y la verdad es que era casi completamente fiel al mismo. El único (y garrafal) fallo fue darle unos lanzarredes excesivamente tecnológicos. Aún así, el hecho de introducir los dispositivos ya es un gran punto a favor para Mark Webb. Tampoco fueron muy aplaudidos sus ojos de espejo...

SPIDERMAN EN CIVIL WAR

El trepamuros hizo su primera y muy esperada incursión en el Universo Cinematográfico Marvel en Capitán América: Civil War. Un momento que los fans de la Casa de las Ideas llevaban años soñando y que puede explicar el entusiasmo desmedido que desató el primer vistazo al traje del nuevo Peter Parker en uno de los tráileres de la película. Y eso que se notaba que el trabajo de postprodución de CGI no estaba todavía terminado. Su gran acierto: dar expresividad a la máscara a través de los ojos del héroe.

THE AMAZING SPIDERMAN 2

El traje de Garfield en Amazing Spiderman 2 se llevó no pocas alabanzas de los fans sólo por ser el más fiel al Spiderman de dibujantes como Jhon Romita Jr. o Todd McFarlane, también por proporcionarle unos dispositivos lanzarredes más asequibles al nivel económico de Peter, así como por sus movimientos realistas. Un buen traje para una película mejor de lo que muchos la recuerdan.

PRIMER TRAJE (SPIDER-MAN: HOMECOMING)

Sin duda alguna el mejor traje de iniciación que ha lucido Peter Parker en pantalla es el que se ve en Homecoming. Un filme en el que tras venirse muy arriba, Tony Stark le quita al joven Peter su traje y se ve obligado a volver a su traje original. Tras volar muy alto en la Civil War, debe regresar a sus orígenes enfundado en un traje hecho por un niño de Queens.

SPIDERMAN 2

En su segunda aventura en solitario, estrenada en 2004, Tobey Maguire se las vio con el que, hasta la llegada de El Buitre de Michael Keaton, era el mejor villano de sus películas, el Doctor Octopus de Alfred Molina. Y lo hizo enfundado en un traje que pasó sin pena ni gloria pero que, sin estridencias cumplió sobradamente el expediente al servicio del héroe.

SPIDER-MAN EN INFINITY WAR

Los múltiples avances de Vengadores: Infinity War han dejado ver en acción el traje que ya mostró el final de Homecoming. El último regalo de Tony Star para su protegido Peter Parker es sin duda un nuevo paso adelante en esta evolución. Identificado ya, a falta de confirmación oficial, como el Iron Spider, la armadura (más que traje) que Peter usará usará para luchar contra el titán Thanos y su Orden Negra presenta una influencia de Stark, con los ojos iluminados, nanotecnología y... parece que sí, sus brazos mecánicos.

SPIDER-MAN: HOMECOMING

La primera aventura en solitario de Peter Parker es sin duda la película más redonda del personaje y la que más y mejor recoge ese espíritu adolescente y ligero de nuestro amigo y vecino. El traje, que añadió alguna mejora al de Civil War como esas míticas alas de telaraña, estuvo a la altura de un Spider-Man que parecía directamente sacado de una viñeta.