7 razones que hacen de Homecoming el mejor Spider-Man

Actualizado 27/07/2017 12:28:13 CET
Spider-Man: Homecoming
SONY PICTURES

MADRID, 27 Jul. (CulturaOcio - Israel Arias) -

Spidey vuelve a casa, al universo cinematográfico Marvel, en Spider-Man: Homecoming, la primera película en solitario de Tom Holland como Peter Parker. Tras su breve pero más que intenso debut en Capitán América: Civil War, el nuevo trepamuros se lanza ahora, bajo la tutela, eso sí, de Iron Man, a caminar en solitario en el nuevo reinicio del personaje creado por Stan Lee y Steve Ditko.

Lo hace con una película en la que 'el Hombre Araña de YouTube' da sus primeros pasos en solitario en el mundo que comparte con Capitán América, Iron Man, Hulk y el resto de Vengadores, los ídolos como los que quiere ser el joven Parker. Un filme dirigido por Tom Watts, co-producido por Sony Pictures y Marvel Studios, en el que Spiderman deberá aprender a ser un verdadero héroe, un héroe que, esta vez sí, parece salido directamente de una viñeta.

TOM HOLLAND

Sin duda alguna, y con permiso de Benedict Cumberbatch, la elección de Tom Holland como Peter Parker ha sido el gran acierto de casting reciente en el universo cinemático Marvel. El protagonista de Lo imposible eleva el nivel respecto a sus antecesores Tobey Maguire y Andrew Garfield. Notablemente más joven que ellos, Holland aporta dos de las notas fundamentales que definen al nuevo Spider-Man: toneladas de energía y un simpático toque de ingenuidad. Un Holland que, como ya ha anunciado el propio Kevin Feige, está llamado a ser uno de los rostros protagonistas de la Fase 4 del serial cinematográfico de la Casa de las Ideas.

LOS ORÍGENES

El tercer reboot de Spider-Man ahorra a los fans un momento mil veces visto, leído y contado: sí, la dichosa picadura de la araña que convierte al aplicado Peter en un joven con portentosas y arácnidas habilidades. En la gran pantalla este emblemático pasaje lo relató Sami Raimi en la primera película. Entonces era justo y necesario. Y una década después Marc Webb volvió a mostrarlo, no con tanta fortuna, en The Amazing Spider-Man.

Ahora, en una decisión arriesgada pero sin duda acertada, Homecoming opta por ahorrar a los espectadores este trance y, a pesar de que Peter todavía se está adaptando a sus poderes, despacha este trance una sola y muy ingeniosa línea de diálogo. Bravo. Tampoco hay muerte del tío Ben, al que no se hace ninguna referencia en el filme. Por contra, se establece una nueva y refrescante dinámica entre Peter y su tía May. Un personaje que, encarnado por Marisa Tomei, ha dado un giro de 180 grados.

EL ADOLESCENTE

Este Peter Parker es ingenuo, optimista, torpe... y sí, al fin un auténtico adolescente. Un protagonista que actúa como un adolescente, reacciona con la inseguridad o el exceso de confianza de un adolescente y tiene preocupaciones -que van desde el baile de clase hasta armar el Lego de Star Wars- propias de un adolescente. Holland no es un adulto que pretende ser un niño, es más auténtico y eso se nota en el tono ligero y divertido que preside todo el filme. Gracias a Dios Homecoming no es un drama adolescente... ni pretende serlo.

EL HUMOR

Sin duda alguna Spider-Man es uno de los superhéroes que más y mejor ha utilizado el humor en sus historietas. Homecoming también abraza la vertiente más cómica del trepamuros y la convierte no solo en un recurso... sino en una prioridad en su historia por delante del romance, del conflicto y, en ocasiones incluso, también de la acción.

Y lo hace de forma muy inteligente, optando no por hacer de Peter en una constante -y a veces cansina- máquina de soltar chascarrillos, sino apostando por un humor de situación, que usa de forma muy eficaz esa torpeza e ingenuidad de este héroe novato que todavía busca su sitio como 'Su Amigo y Vecino Spiderman'.

LA MÚSICA

La acertada banda sonora de Michael Giacchino ofrece a los fans del trepamuros un auténtico regalo: una versión del tema de la mítica serie de dibujos animados de Spider-Man de los años sesenta. Un toque retro para una nueva era que, como los trajes con tecnología de Industrias Stark, se ajusta a la perfección a las aventuras del nuevo Spider-Man.

EL VILLANO

Otro de los pilares más sólidos de Homecoming es su villano. El Buitre de Michael Keaton -vehemente en sus afirmaciones, contenido en sus formas y en su estética- sirve no solo para retar la capacidad de Peter Parker en su afán por convertirse en un gran héroe, sino también como vehículo perfecto para contextualizar esta aventura dentro del mundo de Los Vengadores.

Un villano de los más mundanos que han pasado por el universo cinematográfico Marvel que cuenta con unas motivaciones totalmente plausibles que tienen su origen en la necesidad económica. El Buitre no busca conquistar el mundo, ni siquiera destruir la ciudad... solo quiere hacer dinero para seguir dando a su familia la mejor vida posible. Otro gran acierto.

LOS 'INVITADOS'

Fue Tony Stark el que convirtió al Hombre Araña de YouTube en una de las estrellas de la Civil War y es él quien tutela, delegando en Happy (sopredentemente inspirado Jon Favreau) y monintoriza los movimientos de Peter Parker. Su presencia se deja sentir, y mucho, en esta película ya que la existencia de Industrias Stark y de los propios Vengadores -a quienes hay constantes referencias- son clave en el germen de la trama. Y, como ya mostraron los tráileres, Iron Man no es el único invitado de lujo...