El caso El Diablo Me Hizo Hacerlo: la historia real en la que se basa Expediente Warren 3

Expediente Warren 3
WARNER BROS
Actualizado 27/12/2018 13:45:22 CET

MADRID, 27 Dic. (CulturaOcio) -

Cada una de las películas de Expediente Warren está inspirada en un suceso paranormal documentado. James Wan, productor y director de anteriores entregas de la saga, ha revelado en qué caso real se basará la nueva cinta de la exitosa franquicia de terror.

En plena promoción de su última película Aquaman, Wan adelantó algunos detalles de la trama de la tercera entrega de Expediente Warren (The Conjuring), que esta vez estará dirigida por Michael Chaves, responsable también de la todavía inédita cinta de terror La Llorona. "Es la primera vez que la historia no se basa en un objeto, como en las dos películas anteriores, se ha sacado directamente de los archivos de Ed y Lorraine Warren", aclara James Wan.

"Fue la primera vez en la historia de Estados Unidos que un acusado usó las posesiones demoníacas como argumento para defender su inocencia" completa Wan. El ex-director de otras entregas de Expediente Warren se refiere al caso de Arne Cheyenne Johnson, condenado a 20 años por homicidio en primer grado en el caso 'Devil Made Me Do It' ('El diablo me hizo hacerlo').

El nombre de este caso real da una idea del futuro argumento de Expediente Warren 3 y de cómo cambiará el hilo narrativo respecto a otras entregas de la franquicia.

El expediente rescatado por Wan de los archivos de los Warren para la nueva película de The Conjuring relata la rocambolesca historia de Arne Cheyenne Johnson, el primer acusado de asesinato que esgrimió en un juicio la posesión demoniaca como eximente de su responsabilidad penal tras matar a su casero.

EL CASO REAL

La historia tiene como origen la familia Glatzel y a su hijo de 11 años, David. El chico sufría pesadillas y cambios de carácter muy fuertes, llegando incluso a las lesiones físicas. Cuando su estado empeoró, su hermana Debbie quiso cuidar de David y pidió a su pareja que esperase a que todo se solucionara. El nombre de su novio era Arne Cheyenne Johnson.

El estado de David Glatzel empeoró semanas después y la familia contactó con Lorraine y Ed Warren ante las sospechas de una posible presencia demoníaca en el cuerpo de su hijo. La pareja de Debbie estuvo presente en uno de los exorcismos del joven David, y se burló de las presuntas presencias paranormales que albergaba el chico.

Los Warren, al cerrar el caso de David, pidieron que se vigilara a Arne Cheyenne Johnson, por si algo raro sucedía en su conducta. Debbie y Arne por fin se mudaron a su nuevo apartamento, alquilado por Alan Bono. El carácter de Johnson cambió drásticamente y sufrió los mismos síntomas que el joven David. Meses después, acabó asesinando a su casero y en el juició alegó que el demonio, que se refugió en su cuerpo tras ser expulsado por los Warren del pequeño David, le obligó a hacerlo.

La historia de Arne Cheyenne Johnson, el niño David y los Warren llegará a los cines en septiembre de 2020, fecha de estreno prevista para la tercera entrega de Expediente Warren.