11 actores que confesaron que sus películas eran muy malas

Actualizado 09/07/2019 13:11:12 CET
PARA DOMINGO 11 actores que sabían perfectamente que sus películas eran muy malas
EONE/PARAMOUNT/WARNER

MADRID, 9 Jul. (CulturaOcio) -

Cuando eres un actor o actriz de renombre en Hollywood, a veces tomas decisiones a lo largo de tu carrera que no son ni de lejos la más acertada. Cuando una película es mala, la culpa rara vez cae en los intérpretes, achacándose al guion, el director o los productores de la misma. Pero si hay algo que hace honorable a una persona, es reconocer el trabajo mal hecho.

Son muchas las celebridades del celuloide que han reconocido en un momento u otro que una de sus películas no había salido ni la mitad de bien que esperaban. De sobra conocido es el caso de Ryan Reynolds y su participación tanto en Green Lantern como en X-Men Orígenes: Lobezno, dos errores que el propio Deadpool se encargó de resolver. Pero no es el único.

Muchos de los presentes en ésta lista sabían perfectamente que estaban trabajando en un bodrio, un truño o ambas cosas durante la producción de las películas. Pero por contrato siguieron dando el callo en un tren que sabían que iba a descarriar. Y reconocer sus errores, aunque ya no tengan solución, les honra.

CHRIS HEMSWORTH EN BLANCANIEVES: EL CAZADOR Y LA BRUJA DE HIELO

El archiconocido Thor del Universo Marvel cometió el error de filmar ésta innecesaria secuela del clásico Blancanieves reconoció en una entrevista reciente con Variety que, si bien "hubo actuaciones dramáticas brillantes", la película "nunca llegó a encontrar el tono adecuado. Pensé que queríamos hacer una versión no tan oscura. Me sentí en una película diferente", dijo.

CHANNING TATUM EN G.I. JOE

Aunque la mayoría de nosotros ya apenas recordamos ésta película, Channing Tatum la tiene grabada a fuego en su mente. El actor, que confesó ser fan de G.I. Joe sabía que la película no funcionaría desde que leyó el guion. Y sin embargo siguió actuando lo mejor que pudo, pese a que se nota que prefería estar en cualquier otro lugar.

GEORGE CLOONEY EN BATMAN Y ROBIN

Batman y Robin fue tal fiasco que hasta su director Joel Schumacher pidió perdón a sus fans. Pero si alguien sufrió las consecuencias ese fue sin duda George Clooney, que a duras penas consigue salvar con su carisma un guion que es prácticamente insalvable. Y todo ello luciendo esos terribles bat-pezones.

MEGAN FOX EN TRANSFORMERS

"Una y no más, Santo Tomás", decidió pensar Megan Fox tras trabajar con Michael Bay, a quien odia abiertamente, en la primera entrega de Transformers. Quizás por eso no repitió en el resto de entregas de la franquicia. Aunque la actriz brilla con luz propia en la película, sus diálogos quedan supeditados a su apariencia física, algo que nunca es plato de buen gusto.

JAMES FRANCO EN CABALLEROS, PRINCESAS Y OTRAS BESTIAS

James Franco ha demostrado ser uno de los actores más versátiles de su generación. Sirva como muestra de ello al excelente The Disaster Artist. Pero en su carrera también ha filmado algunas comedias bastante divertidas (Superfumados) y algunas infumables como ésta Princesas, dragones y otras bestias. Una producción condenada al olvido, en la que Franco con peluca hace lo que puede.

BILL MURRAY EN GARFIELD

Si alguien que siempre se toma las cosas con humor ese es sin duda Bill Murray. Quizás el actor sólo dijo que si a las películas de Garfield al saber que uno de los hermanos Coen estaba involucrado en ellas. Pero lo cierto es que, en las dos entregas, su voz lejos de resultar cómica suena triste y apagada, como si nunca hubiese querido estar ahí.

ROBERT PATTINSON EN CREPÚSCULO

Quién le iba a decir a Pattinson que una década después de las infames películas de Crepúsculo se convertiría en el nuevo Batman. La idea de interpretar a un vampiro taciturno que brilla como el diamante cuando le da el sol echaría para atrás a cualquiera. Pero Pattinson vio en la saga de Stephanie Meyers la oportunidad de hacerse un nombre en Hollywood. Y lo cierto es que lo consiguió, aunque eso le costase infinitos memes y burlas.

DEV PATEL EN AVATAR: THE LAST AIRBENDER

La carrera de Dev Patel despegó como un cohete tras su magnífica interpretación en Slumdog Millonaire. Sin embargo, poco después se metía en la piel del villano sin carisma de Avatar, la adaptación del anime, no la de James Cameron, en la que curiosamente Patel consigue destacar con lo poco que la historia y el personaje le ofrecen. Del resto del elenco mejor ni hablar...

SALLY FIELD EN THE AMAZING SPIDER-MAN 2

Sally Field ha reconocido abiertamente que aceptó el papel de Tía May en el segundo reboot de Spider-Man porque uno de los productores era amigo suyo. Y aunque sus escenas con Andrew Garfield son de lo más memorable de ambas entregas, ahora que Tom Holland y Marisa Tomei están a punto de regresar ya nadie recuerda a esa melancólica versión de Andrew Garfield. Y mucho menos a su querida Tía May.

DAKOTA JOHNSON EN 50 SOMBRAS DE GREY

Lo de 50 sombras de Grey no debió ser fácil para la actriz Dakota Johnson. Por un lado, era predecible que la película sería un gran éxito de taquilla, pero por otro estaba muy claro que no tendría el mismo éxito entre la crítica. A día de hoy, la saga se ha convertido en asiduo material de bromas en internet, y si alguien ha pagado el pato esa ha sido sin duda Johnson.

MICHAEL FASSBENDER EN ASSASIN'S CREED

Aunque Fassbender se tomó la adaptación de Assasin's Creed más en serio que el propio guion, la película inevitablemente estaba avocada al fracaso. Existe una leyenda negra en Hollywood que dice que las adaptaciones de videojuegos nunca triunfarán, y el filme, pese a los esfuerzos del actor, la cumple a rajatabla. Algo que Fassbender sabe perfectamente.

Contador