Los 10 momentos CGI más lamentables de la historia del cine (II)

Actualizado 06/08/2017 11:10:08 CET
Efectos CGI
MARVEL/WARNER/LUCASFILM

MADRID, 6 Ago. (CulturaOcio) -

El séptimo arte en general, y la ciencia ficción en particular experimentaron una gran revolución con la llegada de la tecnología CGI (siglas de Computer Generated Imagery, es decir, imagen generada por ordenador). Esta nueva técnica permite crear mundos de fantasía y efectos inimaginables.

No obstante, hay ocasiones que, por falta de presupuesto, de talento o de desarrollo técnico, algunas escenas resultan realmente vergonzosas con los efectos aplicados. Estos descuidos hacen que los filmes entren a formar parte de la historia del cine, aunque no por la razón que les gustaría a sus productores.

De Blade a Linterna Verde, pasando por Spider-Man; ni sagas míticas como Star Wars o Harry Potter se salvan de los efectos especiales cutres. Desde CulturaOcio.com hacemos un segundo repaso de los 10 momentos con CGI más lamentables de la historia del cine vistos en grandes producciones de Hollywood.

BLADE II (2002)

La segunda entrega de la saga Blade nos presentaba muchos de los rasgos que en los años siguientes harían famoso a su director, Guillermo del Toro. Pero también algunas escenas que más vale olvidar por lo mal que han envejecido sus efectos de CGI. Como es el caso de la pelea que Wesley Snipes mantiene con dos vampiros ninjas que parece sacada de un videojuego de la década de los noventa.

HARRY POTTER Y LA PIEDRA FILOSOFAL (2001)

Muchos fans del niño que sobrevivió guardan con gran cariño en su memoria la primera película de Harry Potter. Claro que tampoco volverían a revisarla por miedo a que la realidad estropee un bonito recuerdo. Partidos de Quidditch en los que se palpa el croma o monstruos como el perro de tres cabezas pixelado no son la mejor oferta para revisar la cinta.

INDIANA JONES Y EL REINO DE LA CALAVERA DE CRISTAL (2008)

Tratándose del dúo Spielberg - Lucas, se esperaba mucho más en cuanto a los efectos de CGI. No en vano estos hombres revolucionaron el mundo de los efectos especiales no hace mucho. Sin embargo, el resultado en la última película del arqueólogo más famoso de la gran pantalla es, francamente, decepcionante. Sobre todo, en el caso de los animales.

SCOOBY DOO (2002)

A comienzos de los 2000 llegaba a la gran pantalla la adaptación en acción real de Scooby-Doo, el mítico perro que, acompañado de un grupo de adolescentes que resolvían misterios paranormales. El emblemático animal aparece totalmente irreconocible en la cinta, cuyo guión escribió el por entonces desconocido James Gunn, director de la exitosa saga Guardianes de la Galaxia.

SPIDER-MAN (2002)

Uno de los primeros enemigos a los que tuvo que enfrentarse el Hombre Araña de Tobey Maguire fue el Duende Verde. El villano, que fue creado a partir de las expresiones de Willem Dafoe, simplemente parece un robot gigante de juguete que habla. Un personaje más propio de la serie Power Rangers que de una película de Marvel.

STAR WARS: EPISODIO I - LA AMENAZA FANTASMA (1999)

La primera precuela de Star Wars es una de las entregas más criticadas por los fans de la saga galáctica. El principal motivo de la decepción de los seguidores fue Jar Jar Binks, uno de los personajes más odiados de la historia del cine. A pesar de su papel en el Senado galáctico, la criatura no consiguió convencer al público, especialmente en sus surrealistas escenas con humanos, como Qui-Gon Jinn (Liam Neeson).

LINTERNA VERDE (2011)

Antes de convertirse en el aclamado Deadpool, Ryan Reynolds se puso en la piel del superhéroe de DC con un resultado desastroso. Uno de los principales fallos de la cinta fue el brillante traje del protagonista. Todo un ejemplo de un gran presupuesto (200 millones de dólares) mal empleado.

EL HOBBIT: LA BATALLA DE LOS CINCO EJÉRCITOS (2014)

La última entrega de la trilogía de precuelas de la saga El señor de los anillos tiene lugar una batalla contra varias legiones de Orcos que poco tiene de épica. Es habitual emplear el CGI para aumentar el número de soldados de los bandos, pero cuando se abusa de esta ténica el resultado puede resultar exagerado.

AMANECER: PARTE 2 (2012)

Muchos fans de la saga inspirada en los libros de Stephanie Meyer consideran que la última cinta de la franquicia era innecesaria. Además de incluir una batalla imaginaria, la película de Bill Condon presentaba a Renesmee, la hija de Edward y Bella. La niña era una criatura especial, mezcla de vampiro y humana, por lo que los productores del filme decidieron emplear CGI para mostrar al bebé que, lejos de parecer perfecto, daba bastante miedo.

X-MEN ORÍGENES: LOBEZNO (2009)

A pesar de que Lobezno es el mutante más querido por los seguidores de la Casa de las Ideas (y el único que ha aparecido en todas las películas de la saga hasta el momento), el primer spin-off del personaje de Hugh Jackman no estuvo a la altura. En el filme aparecían las primeras garras de adamantium del mutante, que tenían un aspecto muy diferente y peor al de las anteriores cintas de la franquicia.