¿Cómo evitar SPOILERS de Juego de tronos... si eres la prometida de Jon Snow?

Juego de Tronos
HBO
Actualizado 05/03/2018 20:38:56 CET

MADRID, 3 Mar. (CulturaOcio) -

Solo unos pocos privilegiados están al corriente de lo que ocurrirá en la tan esperada octava temporada de Juego de Tronos, que no saldrá a la luz hasta 2019. No es el caso de Rose Leslie, quien interpretara a Ygritte, la salvaje de la que Kit Harrinton se enamoró tanto dentro como fuera de la ficción de HBO. Ahora es una espectadora más, e intenta a toda costa que su pareja le adelante detalles sobre la trama.

Ni si quiera la muerte ha podido separar a la pareja. Kit Harington pidió matrimonio a Leslie después de que en la serie muriera atravesada por una flecha en el corazón. Con todo, y aunque desde entonces intenta evitar los spoilers como el resto de fans, la actriz se encuentra en una posición mucho más complicada que el resto, teniendo que convivir con una de las pocas personas en el mundo que conoce el destino final de Poniente.

En una entrevista a Entertainment Weekly, la actriz aseguró que ha llegado incluso a prohibir que su futuro marido la mire mientras está leyendo los guiones: "Le he pedido a Kit que no muestre emoción después de leer los episodios, simplemente porque no quiero ver nada en sus ojos. Sé que la intriga está matando a mucha gente. Cuando está leyendo, se sitúa en el otro extremo de la habitación y no tenemos contacto visual durante mucho tiempo"

Una de las escenas más icónicas protagonizada por ambos actores en Juego de Tronos es en la que Ygritte le reprocha "no saber nada" a Jon Snow, pero parece que ahora los papeles han cambiado.

Aunque no se conocen detalles sobre la trama de la temporada final, algunos actores se han pronunciado sobre los esperados últimos episodios. Liam Cunningham, quien interpreta a Davos Seaworth, reveló que ya había leído todos los guiones y que el final será "agridulce". Por su parte, Maisie Williams, la actriz que da vida a Arya Stark, confesó que el rodaje le supuso un "reto imposible" y se refirió a la "enorme presión" sobre el final de la ficción.