Actualizado 07/05/2016 13:38 CET

10 razones por las que Capitán América: Civil War es mejor que Batman v Superman

Civil War vs Batman v Superman
DISNEY / WARNER

MADRID, 7 May. (EDIZIONES - Adrián de Miguel) -

   El estreno de Capitán América: Civil War ha vuelto a poner de manifiesto una de las grandes disputas de los últimos 50 años. ¿Qué es mejor, Marvel o DC? En este caso, la Civil War de Marvel ha ganado por goleada a los grandes titanes de DC presentes en Batman v Superman. Y no sólo por el incondicional apoyo de la crítica, que la ha encumbrado como la mejor película de Marvel hasta la fecha. La última cinta de los hermanos Russo también cuenta con el respaldo de los fans. Pero, ¿por qué Civil War es mejor que Batman v Superman?

   El 2016 está siendo 'el gran año de los superhéroes en el cine'. Con (casi) un estreno al mes, las siempre odiosas comparaciones acaban siendo inevitables. Pero el espectador, consciente de la evolución seguida por este nuevo género, ya no se deja engañar. Y lo cierto es que Zack Snyder no ha sabido estar a la altura de las circunstancias. Al menos, no del mismo modo que los hermanos Russo.

(AVISO: ESTA NOTICIA CONTIENE SPOILERS DE BATMAN V SUPERMAN))

   Por cada giro de trama innecesario, cada subtrama que no llega a ninguna parte y tantos y tantos agujeros de guión en El amanecer de la Justicia, Civil War se presenta como una maquinaria perfectamente engrasada, donde nada falta ni sobra. Por supuesto no se trata de una película perfecta, ya que ninguna lo es.

   Pero la maestría en su ejecución hace palidecer al mismísimo Batman de Ben Affleck. A continuación, hacemos un repaso de 10 razones por las que Civil War es mejor que Batman v Superman.

1. NO TIENE SUBTRAMAS INNECESARIAS

   Una de las grandes quejas contra Batman v Superman es su cantidad de subtramas innecesarias, aburridas o sin sentido. Por ejemplo, la aparición de Lois Lane sólo sirve para justificar su presencia en la película, sin aportar nada de peso a la trama. Y eso por no contar la aparición del padre de Superman, entre otras.

   Sin embargo, en Civil War, con una duración sólo 4 minutos superior a su competidora, se siente como una película en la que casi cada minuto es necesario para la trama, o al menos aporta algo a la misma. Hasta algunos 'insulsos' momentos protagonizados por Visión y La Bruja Escarlata en la mansión de Vengadores tienen una relevancia a posteriori necesaria no sólo para la cinta de los Russo, sino para las que están por venir.

2. LOS DAÑOS COLATERALES, UN PROBLEMA REAL

   En ambas cintas se plantea un conflicto muy similar. La repercusión (real) que tiene la actuación de héroes y villanos en el ciudadano de a pie. Sin embargo, en Batman v Superman se aborda el tema de una forma superflua, azuzando a Superman por el ataque a África, cuando resulta mucho más importante la destrucción de Metrópolis durante su batalla en Man of Steel.

   Por el contrario, la trama de Civil War se apoya mucho en el 'arma de doble filo' que suponen los Vengadores para la humanidad, llevada magistralmente a un plano político (sin excederse) de la mano del General Thadeuss Ross. Esto lleva a Tony Stark, Steve Rogers y compañía a un conflicto interno mucho más rico que simplemente 'Batman está enfadado porque Superman ha destrozado su edificio'.

3. LA LÓGICA DE LOS PERSONAJES ES (CASI)PERFECTA

   Por desgracia, Batman v Superman es una película en la que, como espectador, no dejas de cuestionarte la lógica de los personajes. Esto da lugar a una infinidad de preguntas sin respuesta, que inevitablemente llevan a grandes agujeros de guión en la cinta de Snyder.

   Sin embargo, los hermanos Russo logran profundizar en la personalidad de cada Vengador de un modo en el cuál el espectador nunca se pierde, ni se cuestiona por qué Tony Stark elige un bando y Steve Rogers otro. Independiente de si apoyan al #TeamCap o al #TeamIronMan, lo cierto es que la motivación de cada personaje se entiende a la perfección, dotando a la trama de mucho más peso y dinamismo. Hasta el villano Zemo tiene motivos mucho más verosímiles que Lex Luthor.

4. NO BUSCA DESESPERADAMENTE UNA NUEVA PELÍCULA

   Uno de los grandes pecados de Snyder fue intentar construir un universo cinematográfico propio en una sola entrega. La necesidad de presentar a La Liga de la Justicia en la cinta deriva a que el espectador sienta que está viendo una 'especie de tráiler de dos horas' sobre lo que aparecerá en las próximas entregas. Y eso resta mucho, mucho peso a la película en cuestión.

   Por el contrario, y gracias en gran parte a las ya clásicas escenas post-créditos de Marvel, Civil War pone los cimientos para Vengadores: Infinity War, pero no por ello se siente como una película de transición. Al contrario, la cinta de los Russo funciona por sí sola, independientemente de lo que venga (o no) después. Y eso el espectador lo agradece de verdad.

5. EL CARISMA DE LOS PERSONAJES SECUNDARIOS

   La gran mayoría de personajes secundarios en Batman v Superman carecen no sólo de carisma, si no también de un argumento de peso. Es el caso de Lois Lane, Perry White, Jonathan Kent o incluso Martha, que precipita un secuestro insulso y realmente desacertado que sólo intenta zanjar un conflicto ya de por sí poco sincero entre Batman y Superman. Incluso el genial nuevo Alfred de Jeremy Irons se ve como un personaje innecesario.

   Sin embargo, y aunque Civil War maneja un elenco de personajes mucho más amplio, ninguno se siente fuera de lugar o es prescindible. Pantera Negra, Ant-Man, Ojo de Halcón, el General Ross, Agente 13, Crossbones... todos cumplen su misión a la perfección, haciéndose valer en la trama como deben. ¡Y eso sin nombrar al genial Spiderman de Tom Holland, y a la no menos brillante Tía May de Marisa Tomei! Simplemente espectacular...

6. DOS VILLANOS MUY DISTINTOS

   El descabellado (y extrañamente satisfactorio) plan de Lex Luthor para enfrentar al Caballero Oscuro y al Hijo de Krypton es en realidad una orquestación insulsa que de ninguna manera habría logrado engañar al mejor detective del mundo. La cinta de Snyder busca llenar la pantalla de monstruos creados por CGI que en realidad, son bastante innecesarios.

   Por el contrario, el barón Zemo no pretende engañar a los superhéroes para provocar un enfrentamiento, si no que aprovecha su conocimiento sobre los mismos para poner sus debilidades en su contra, lo que genera un conflicto mucho más personal en los personajes, que explica a la perfección las motivaciones de cada uno de ellos para enfrentarse, en ocasiones a muerte, contra los que antaño fueron amigos.

7. LOS TRÁILERS NO DEBERÍAN ARRUINAR LA PELÍCULA

   Quizá el mayor fallo en la promoción de Batman v Superman fuese la cantidad de material publicado a lo largo de los distintos tráilers previos a su estreno. En ellos, no sólo se dio más información de la necesaria acerca de la trama, sino que se presentó sin remordimientos a Wonder Woman e incluso Doomsday, algo que debería haber quedado reservado para las salas de cine. Es inevitable que al ver la cinta de Snyder uno no piense que está viendo un tráiler más alargado de la cuenta.

   Por el contrario, y pese a que Civil War anticipó la llegada de personajes como Spiderman y Pantera Negra, a la vez que mostraba distintas imágenes de los grandes conflictos, la maestría del montaje hace que el espectador se sorprenda una y otra vez durante la trama. Como mayor ejemplo, la genial escena del aeropuerto, de la que apenas se vio un 5% del tiempo total de la secuencia a lo largo de los tráilers.

8. HACE JUSTICIA A SU TÍTULO

   El título es primordial para que una película funcione (o no). Mientras que Batman v Superman se presentó como una gran batalla entre los titanes de DC, lo cierto es que el combate prometido brilla por su ausencia. En total, poco más de 5 minutos de intercambio de golpes entre Bruce y Clark. Es decir, qué menos que dos peleas antes de la reconciliación para el tercer acto, ¿no?

   Por el contrario, Civil War no sólo se presenta como un combate entre superhéroes, cosa que hay y a mansalva además. El título también deja claro desde un inicio que se trata de la tercera entrega de las aventuras de Steve Rogers en solitario, por lo que la trama se centra en él como eje principal. Pero además la película es un Vengadores 2.5, Iron Man 3.5 e incluso Pantera Negra y Spiderman 0.5.

9. UN FINAL REDONDO

  El final de Batman v Superman deja al espectador diciendo 'vale si, la película ha acabado, pero todos sabemos qué va a pasar después'. La 'muerte' del hijo de Krypton no se presenta, para nada, como un hecho inamovible, si no más bien todo lo contrario.

   Sin embargo, el final de Civil War no sólo cierra la trama que rodea a la película, si no que a su vez deja abiertas diferentes, e interesantes, subtramas de cara a futuras entregas del universo cinematográfico de Marvel. Pero lo cierto es que nadie sabe cómo empezará la próxima película de la factoría, ya que las posibilidades son casi infinitas.

10. SIMPLEMENTE ES MUCHO MÁS ENTRETENIDA

   Una de las mayores criticas hacia Snyder fue el hecho de que su película, de tan oscura que intenta ser, lejos de ser divertida lo que se hace es aburrida, pesada y demasiado larga. Tanto ha sido así que Warner ha vuelto al rodaje de Suicide Squad para introducir en la cinta más humor, y más Batman, uno de los (pocos) aciertos de Batman v Superman.

   En contraposición, Civil War se hace amena, divertida y muy muy dinámica. Y no por ello pierde el peso dramático del conflicto entre superhéroes. Los hermanos Russo han sabido explorar el carácter individualizado de cada personaje para lograr sacar la sonrisa al espectador, sin por ello hacer que se relaje. Básicamente, es una prueba de que las películas de superhéroes pueden ser a su vez divertidas y muy serias. Esperemos que Zack Snyder tome nota para las próximas entregas de La Liga de la Justicia.

Para leer más