Publicado 02/08/2021 14:04CET

Emma Stone se plantea imitar a Scarlett Johansson y demandar a Disney por el estreno de Cruella en Disney+

Emma Stone como Cruella
Emma Stone como Cruella - Disney

MADRID, 2 Ago. (CulturaOcio) -

Scarlett Johansson ha interpuesto una demanda contra Disney por el estreno de su última película, Viuda Negra, en Disney+, la plataforma de streaming de la compañía. Según se ha conocido, el contrato de la actriz aseguraba que la cinta se exhibiría en exclusiva en cines, lo cual, no solo supone una vulneración del documento, sino que además le estaría haciendo perder a la intérprete unos 50 millones de dólares.

Tras la iniciativa de Johansson, la actriz Emma Stone se estaría planteando emular a su compañera y demandar también a la compañía que ha seguido el mismo proceder con la película que protagoniza, Cruella, según ha informado Variety.

Esa diferencia en las ganancias se debe a que este tipo de contratos contemplan que un porcentaje de la taquilla vaya destinado a los intérpretes, lo cual se suma a la cantidad de base acordada previamente por el estudio. Los visionados por streaming, que para la mayoría de espectadores son excluyentes de los de cines, no estarían incluidos en estos acuerdos.

La recaudación actual de la cinta de Stone es de más de 221 millones de dólares en todo el mundo, una cifra que, como ya se ha mencionado, no refleja las ganancias obtenidas a través de la plataforma de Disney+.

Según el medio norteamericano, la actriz protagonista de Jungle Cruise, Emily Blunt también estaría barajando la opción de emprender acciones legales hacia la compañía. Como también ha señalado Variety, la intérprete ya expresó disconformidad cuando Paramount decidió distribuir de forma online la secuela de Un lugar tranquilo.

De momento, la Empresa del Ratón solo se ha manifestado contra la decisión de Johansson, la cual han calificado como "triste y angustiosa". La multinacional ha aprovechado para revelar además que Johansson cobró 20 millones de dólares por participar en la cinta, una cifra que no suele hacerse pública pero que en este caso se ha utilizado para perjudicar a la actriz.

Aunque todavía queda por ver cómo se resolverá el conflicto, sin duda la situación puede sentar un precedente legal, además de complicar la situación de las actrices a la hora de volver a interpretar sus respectivos papeles dentro de los filmes de la compañía.