El colapso de Megan Fox tras ser hipersexualizada en Hollywood

Actualizado 22/09/2019 17:04:30 CET
Megan Fox como Mikaela Banes en Transformers
Megan Fox como Mikaela Banes en Transformers - PARAMOUNT PICTURES

MADRID, 22 Sep. (CulturaOcio) -

Hace diez años, Megan Fox protagonizó Jennifer's Body, una película de terror en la que interpretaba a una diabólica 'cheerleader'. A pesar de que este debía ser un papel más en la carrera de la actriz, su participación en el filme habría tenido terribles consecuencias de las que la intérprete aún no se habría recuperado.

Según ha confesado Fox durante una entrevista a Entertainment Tonight, el hecho de que Jennifer's Body utilizara como reclamo una imagen hipersexualizada de la intérprete, como ya hizo Transformers, habría provocado serios problemas a la actriz.

"No era solo una película, eran todos los días de mi vida, todo el tiempo, con cada proyecto en el que trabajaba y con cada productor". Explicaba Fox. "Fue un punto de ruptura para mí. Creo que realmente tuve una crisis psicológica en la que no quería hacer nada."

La situación habría llegado hasta tal punto que la actriz habría decidido aislarse de la vida pública rechazando aparecer en medios de comunicación, galas o tan siquiera ser fotografiada.

La intérprete afirmó que tenía miedo de como el público podría actuar al verla. "Tenía la absoluta certeza de que se iban burlar, a escupirme, que alguien se iba a poner a gritarme, que me iban a tirar piedras o me iban a empujar simplemente por haber salido". Esta sensación hizo que Fox sintiera que estaba pasando "por un momento muy oscuro".

Según la actriz, aunque trató de denunciar su situación, la reacción de aquellos con los que habló fue: "Oh vale, que te jodan. No nos importa, te lo mereces". Fox ha afirmado que considera que su situación se anticipó a lo que posteriormente se conoció como el #MeToo.

Para agravar la situación a la que la actriz tuvo que hacer frente, Fox reconoció en 2009 en una entrevista a Wonderland que creía padecer de esquizofrenia desde pequeña, a pesar de que nunca había sido diagnosticada. Además, confesó ya en aquel entonces tener problemas para proyectar su personalidad e inseguridad con su propia imagen.

Entre los últimos trabajos de Megan Fox se encuentra Zeroville de James Franco, presentada en el Festival de San Sebastián y Jangsa-ri 9.15 de Kyung-taek Kwak que llegará a partir del próximo octubre.