Publicado 28/01/2022 10:08

El autor de El club de la lucha alaba el final alternativo de la censura china: "Casi han calcado el libro"

Brad Pitt y Edward Norton en El Club de la Lucha
Brad Pitt y Edward Norton en El Club de la Lucha - FOX 2000 PICTURES

   MADRID, 28 Ene. (CulturaOcio) -

   El servicio de streaming chino Tencent Video estrenó El club de la lucha y lo hizo con polémica. Aparentemente la plataforma modificó el final para salvar las limitaciones impuestas por la censura de las autoridades chinas. Ahora, y contra todo pronóstico, Chuck Palahniuk, autor del libro que inspiró el filme, se ha mostrado a favor de este cambio.

   Al final de la película original se destapa que el Proyecto Mayhem sigue vivo y unos explosivos destruyen varios edificios. En la versión de Tencent Video se puede leer un texto tras la explosión que revela que la policía actuó contra los criminales y apresó a Tyler Durden (Brad Pitt).

   "Gracias a la pista proporcionada por Tyler, la policía descubrió rápidamente todo el plan y arrestó a todos los criminales, evitando con éxito que la bomba explotara. Después del juicio, Tyler fue enviado a un manicomio para recibir tratamiento psicológico. Fue dado de alta del hospital en 2012", reza el texto.

   En una entrevista con TMZ, Palahniuk ha explicado por qué está de acuerdo con esta modificación. "La ironía es que los chinos lo han cambiado de manera que casi han calcado el final del libro, a diferencia del final de David Fincher, que tenía un desenlace visual más espectacular", declaró. "En cierto modo, los chinos han traído la película de vuelta al libro un poco", añadió.

   "Lo que encuentro realmente interesante es que mis libros están fuertemente prohibidos en todo Estados Unidos. El sistema penitenciario de Texas se niega a llevar mis libros a sus bibliotecas. Muchas escuelas públicas y la mayoría de las escuelas privadas se niegan a llevar mis libros. ¿Pero solo es un problema una vez que China cambia el final de una película? Llevo mucho tiempo aguantando la prohibición de libros", se quejó.

   "Muchos de mis editores en el extranjero han editado la novela para que termine como termina la película. Así que he estado lidiando con este tipo de revisiones durante unos 25 años", aclaró.