10 Errores Históricos En Napoleón De Ridley Scott
10 Errores Históricos En Napoleón De Ridley Scott - SONY PICDTURES
Actualizado: sábado, 25 noviembre 2023 12:54

   MADRID, 25 Nov. (CulturaOcio) -

   Ridley Scott acaba de estrenar su Napoleón en cines. La película centrada en la figura del líder militar francés está protagonizada por Joaquin Phoenix y repasa en apenas dos horas y media los pasajes más icónicos de la vida del caudillo corso. El filme, sin embargo, ha sido criticado por algunos historiadores y estudiosos por sus numerosas por sus inexactitudes y licencias, que la alejan del rigor histórico.

   Unos ataques que el propio Scott ha respondido, tachándolos de "gilipolleces" explicando, en una entrevista concedida a CulturaOcio.com, que existen tantos miles de libros sobre Napoleón que la falta de rigor es un mal endémico a la hora de hablar de una figura como esta.

   En cualquier caso, hay consenso histórico en muchos de los aspectos de la vida de Bonaparte. E incluso en ellos el cineasta se ha permitido ciertas licencias, algunas bastante llamativas.

LA EJECUCIÓN DE MARÍA ANTONIETA

   En la primera escena de la película, Napoleón asiste a la ejecución de María Antonieta en la guillotina en 1793. En realidad, por aquel entonces él se encontraba de servicio en una guarnición en el sur de Francia como oficial del ejército francés. Por tanto, nunca pudo ver cómo moría la reina consorte.

NAPOLEÓN, EL JINETE

   Ridley Scott muestra una gran cantidad de escenas de Napoleón montando a caballo con soltura, ya sea en batallas o incluso en la ciudad. Lo cierto es que Bonaparte nunca fue un buen jinete, y muchas de sus constantes caídas están documentadas. Eso sí, no cejó en su empeño de intentarlo, y llegó a tener 129 caballos de uso personal.

EL SITIO DE TOLÓN

   Una de las primeras batallas que se mencionan en la Napoleón de Scott es el Sitio de Tolón. El protagonista afirma que lideró a sus tropas contra el ejército británico. Eso es cierto, pero el filme omite una parte fundamental. Durante la batalla, Bonaparte sufrió la estocada de una bayoneta que estuvo a punto de costarle la vida y cambiado para siempre la historia.

BOMBARDEO DE LAS PIRÁMIDES

   Uno de los puntos más conflictivos de la película es la escena en la que Napoleón ordena bombardear las pirámides de Egipto. Esto tampoco sucedió en ningún momento. Ridley Scott lo ha justificado sugiriendo que se trata de una forma rápida y visual de mostrar en el filme que Bonaparte conquistó la nación norteafricana.

PRUEBA DE FERTILIDAD

   Uno de los momentos más sorprendentes de la película en lo referido a la relación de Napoleón y Josefina se da cuando la madre del Emperador organiza una prueba para ver quién de los dos no es fértil. Para ello, provoca un encuentro entre Bonaparte y una mujer joven a quien deja embarazada. Esta "prueba" no tiene sentido dado que Napoleón tuvo varios hijos ilegítimos, por lo que se sabía que él sí podía concebir.

JOSEFINA Y EL DIVORCIO

   Precisamente a este respecto, Josefina es quien propone en primera instancia en la película el divorcio. Es incapaz de darle un hijo a Napoleón, por lo que deja caer la posibilidad. Los historiadores afirman que eso jamás habría pasado, ya que le aterraba perder sus privilegios como Emperatriz.

DIFERENCIA DE EDAD ENTRE NAPOLEÓN Y JOSEFINA

   De nuevo una diferencia sustancial entre realidad y ficción en Napoleón se da en la figura de Josefina. Vanessa Kirby es 14 años más joven que Joaquin Phoenix. Pero, en la realidad, Josefina era 6 años más mayor que Bonaparte, lo que explicaría por qué no podía darle hijos.

EL TORTAZO A JOSEFINA

   En la cinta, cuando Napoleón y Josefina finalmente se divorcian, ella entra en pánico y él le da un tortazo en la cara. Algo de lo que no existen evidencias. El Emperador adoraba y veneraba a su mujer y nunca le habría puesto la mano encima.

AUSTERLITZ

   La batalla de Austerlitz es uno de los momentos más espectaculares de la película. Fue una de las legendarias victorias de Napoleón por su brillante táctica para doblegar a rusos y austríacos. Sin embargo, en la película lo hace hundiéndoles en un gigantesco lago congelado que bombardea cuando las tropas rivales están sobre él.

   En realidad, ese lago no existe. Lo que había era un complejo sistema de pequeños arroyos y diminutos lagos. Y, además, apenas perecieron hombres en ellos. El propio Napoleón ordenó drenarlos unos días después y apenas dos o tres cuerpos fueron hallados junto a, eso sí, 150 caballos.

ENCUENTRO CON EL DUQUE DE WELLINGTON

   El Duque de Wellington fue el hombre que acabó con Napoleón, quien le dio el golpe de gracia como mandatario derrotándole en la batalla de Waterloo. En la película, tras la contienda, ambos hombres se conocen y mantienen una reunión en la que Bonaparte es informado de su destierro a Santa Elena. La realidad es que no hay testimonios que corroboren que llegaron a verse cara a cara. Lo más cerca que estuvieron uno de otro fue, precisamente, en la batalla de Waterloo.

Leer más acerca de: