Las 8 mejores secuencias de la saga Fast & Furious

Actualizado 14/04/2017 10:46:44 CET
FAST AND FURIOUS
UNIVERSAL

MADRID, 14 Abr. (CulturaOcio) -

La saga Fast & Furious ha dejado algunas de las escenas más espectaculares visualmente. La adrenalina y la velocidad están aseguradas en todas ellas que, como no podía ser menos, tienen por protagonistas a los mejorados y tuneados vehículos que caracterizan a la saga. Intensas secuencias que sin duda son el sello de la casa.

En esta lista que ha creado Carkeys, se analizan los momentos más espectaculares en orden cronológico. Algunas son más aparatosas que otras, pero está claro que ninguna escena de esta recopilación deja indiferente a nadie. Aquí van las ocho mejores secuencias de la saga Fast & Furious solo aptas para los fanáticos de las emociones fuertes y del tuning.

A TODO GAS

La película que abre la saga regaló al público una intensa escena protagonizada por Dominic Toretto (Vin Diesel) y Brian O'Conner (Paul Walker). Durante los tres minutos que dura esta escena, Dom y Brian se juegan el cuello en una competitiva carrera. La tensión alcanza su punto culminante cuando los protagonistas desafían las leyes de la física y esquivan una colisión con un tren, aunque para Dom las cosas no terminan tan bien...

A TODO GAS 2

Esta escena que tiene lugar en el climax de la segunda cinta de la franquicia es una de las más increíbles y llamativas. Brian (Paul Walker) y Roman (Tyrese Gibson) consiguen hacer su grandiosa salida de un yate en un Chevrolet Camaro Yenko. La escapada -de todo menos discreta- deja sin aliento a cualquiera, teniendo en cuenta que tampoco fue una creación virtual.

A TODO GAS: TOKYO RACE

La tercera entrega llegó a los cines en el 2003, y sin duda es una de las mejores de toda la saga y sin duda la más espléndida visualmente. A los espectaculares y metropolitanos paisajes de Tokyo se sumó esta carrera protagonizada por Sean (Lucas Black), que compite contra su rival por unas tortuosas curvas en las montañas japonesas en una escena que pone los pelos de punta.

FAST & FURIOUS: AÚN MÁS RÁPIDO

Hubo que esperar seis años para volver a ver las caras a Dom Toretto, el detective Brian O'Conner y compañía. Pero para de la hipertaquillera franquicia, la espera mereció la pena. Es difícil elegir, pero una de las escenas más destacadas es en la que Dom y Letty intentan secuestrar un petrolero -ni más ni menos- que amenaza con colisionar con los protagonistas, aunque en un arrebato de genialidad Dom consigue esquivar la explosión y demostrar una vez más que es el maestro absoluto de la conducción.

FAST & FURIOUS 5

Esta vez fueron las calles de Río de Janeiro las victimas de los destrozos que causa Dominic tras su paso. Quizás esta sea una de las secuencias más inversosímiles, pero no por ello menos entretenida. Sin duda, todo un despiegle de recuersos para poner a Dom entre la espada y la pared... Aunque una vez más, se corona como el rey de las persecuciones.

FAST & FURIOUS 6

Solo la saga Fast & Furious podía contar con un tanque para protagonizar una persecución por carretera. En esta sexta entrega, más de uno quedó con la boca abierta al ver a dicho tanque arrasar por su paso sin ningún pudor. Una vez más los protagonistas se las arreglan para salir del paso sin un rasguño... Aunque la mayoría de los vehículos no corren la misma suerte.

FAST & FURIOUS 7

Nadie cuestiona que esta fue la cinta más emotiva de toda la saga, teniendo en cuenta que el actor Paul Walker falleció durante el rodaje en un accidente de coche. La familia Fast & Furious 7 honró su memoria con el emotivo videoclip de la canción de Wiz Khalifa y Charlie Puth 'See You Again' que hizo llorar a más de uno... Aunque por suerte, Walker tuvo la oportunidad de 'decir adiós' en esta dramática escena que tiene avión y autobús incluidos.

FAST & FURIOUS 8

El trailer de la última entrega ya regaló dos escenas sensacionales. Una tiene por protagonista -una vez más- un tanque militar a manos de un feliz y entusiasmado Dwayne Johnson en el helador paisaje de Islandia. La segunda, aunque también a la altura, muestra a un concentrado Vin Diesel que mediante un artefacto de demolición consigue que varios vehículos 'abandonen' un edificio en plena ciudad de Nueva York.