Por qué el film 'Cazadores de sombras: Ciudad de hueso' será la gran decepción para sus lectores

Actualizado 22/08/2013 13:11:38 CET
THE  MORTAL INSTRUMENTS: CITY OF BONES.
Foto: SONY PICTURES  Ampliar foto

Esta semana llega a las grandes pantallas de España y Latinoamérica 'Cazadores de sombras: Ciudad de hueso' ('The Mortal Instruments'), la adaptación cinematográfica del primer libro de la saga de Cassandra Clare, de la que ya han disfrutado millones de adolescente en todo el mundo.

   La historia nos sitúa en la era actual, pero en un universo completamente desconocido por las personas normales --los 'mundanos'--protegidos en todo momento gracias a los Cazadores de sombras, seres con sangre de ángel que luchan contra los demonios que nos acechan.

   El filme está protagonizado por Lily Collins, conocida internacionalmente como la hija del músico británico Phil Collins y que ahora intenta hacerse un nombre propio en el mundo del espectáculo. Ya pudimos verla en 'Blancanieves' (Mirror, Mirror), en la que no destacó especialmente, pero donde tampoco fue apaleada por la crítica.

   A ella se une Jamie Campbell Bower, con experiencia en este tipo de largometrajes al hacer papeles secundarios en tres entregas de 'Crepúsculo' y en 'Harry Potter y las Reliquias de la Muerte'

   A la cabeza del proyecto está el cineasta  Harald Zwart, cuyo último trabajo fue el remake de 'The karate kid' y que tenía a su cargo la difícil tarea de hacer de 'Cazadores de sombras' una máquina de hacer dinero al estilo de las sagas antes mencionadas y que tras su fin han dejado un suculento hueco en este mercado.

   Enfocada a un público joven, la cinta tiene un ritmo difícil de seguir, en la que todo sucede demasiado deprisa y donde se combinan la acción y la fantasía con momentos de romanticismo que no encajan bien, repletos de tópicos tan vistos como besos bajo la lluvia.

   Al igual que los efectos especiales, las actuaciones de los protagonistas son bastante notables, aunque seguramente los que previamente han leído la novela se lleven una gran decepción al ver, por ejemplo, a un Jace completamente diferente al descrito por Cassandra Clare o lo poco que se dan a conocer personajes tan relevantes como Alec o Isabella e incluso el gran brujo Magnus Bane.

   Una película con un argumento interesante y escenas visualmente atractivas que puede gustar a aquellos que no conocen la saga y que disfrutan con la fantasía adolescente, pero que será complicada de digerir para los que sí la han leído la historia.