Publicado 15/07/2022 11:27

Cinco personajes inolvidables de Paco Martínez Soria, el gran abuelo del cine español

Cinco personajes inolvidables de Paco Martínez Soria, el gran abuelo del cine español
Cinco personajes inolvidables de Paco Martínez Soria, el gran abuelo del cine español - FLIXOLÉ

   MADRID, 15 Jul. (CulturaOcio) -

   Como en estos meses, más que nunca, el turismo sigue siendo un gran invento, FlixOlé continúa con su homenaje a Paco Martínez Soria, una de las figuras imprescindibles tanto de la cinematográfica española como del teatro. Recordado como el abuelo más entrañable del celuloide, la plataforma amplía su ciclo especial dedicado a su obra con la inclusión de dos documentales, 'El precio de la risa' y Cómicos nuestros', que ofrecen un nuevo enfoque sobre el actor de títulos icónicos como 'Hay que educar a papá', 'La ciudad no es para mí o 'El turismo es un gran invento' y lo que representó su figura como reflejo de diferentes momentos de la España de entonces..

   Aunque debutó en el cine en 1938 con el mediometraje 'Paquete, el fotógrafo público número uno', no fue hasta los años 50 cuando se consolidó como gran estrella del séptimo arte español y no fue hasta los 60, década del impulso del desarrollismo en el país, cuando le llegó ese primer gran éxito que se convertiría, además, en uno de los largometrajes emblema, 'La ciudad no es para mí', adaptación de una pieza teatral con la que, precisamente, Martínez Soria triunfó sobre las tablas, al superar las 3.000 representaciones.

   Junto a títulos tan populares como 'Don Erre que erres' o 'Abuelo Made in Spain', Martínez Soria se convirtió en uno de los mejores exponentes cinematográficos en lo referente a los cambios que vivió España entre los 60 y los 70, una época marcada por el éxodo rural, el turismo masivo y el posterior aperturismo que llegó tras la llegada de la democracia con la Constitución de 1978.

   Historia del cine español, es momento de destacar a cinco personajes inolvidables de su extensa carrera, la cual terminó en octubre de 1981, apenas cinco meses antes de su muerte, el 26 de febrero de 1982.

   AGUSTÍN EN 'LA CIUDAD NO ES PARA MÍ (1966)

   Es una de las películas más populares del legendario actor, en la que interpretó a Agustín Valverde, un agricultor que decide mudarse a Madrid con sus hijos tras quedar viudo. Pero nada más llegar a la capital, cargado con su maleta, sus gallinas y el retrato de su Antonia, el bueno del tío Agustín se dará cuenta del fuerte contaste de estilos de vida que ya existía en los años en los que tuvo lugar denominado éxodo rural que explica el actual fenómeno de la denominada 'España vaciada'. Dirigida por Pedro Lazaga, fue el personaje, ese 'cateto entrañable', que definió gran parte de su carrera.

   ANTONIO EN '¿QUÉ HACEMOS CON LOS HIJOS?' (1967)

   Otra de sus comedias más populares en la que Martínez Soria estaba acompañado de rostros tan populares como Lina Morgan, José Sazatornil, Mercedes Vecino, Alfredo Landa y María José Goyanes. Dirigida por Pedro Lazaga, en ella encarnó a Antonio, un taxista chapado a la antigua que descubrirá que toda su familia resulta ser una farsa. Una cinta que ahondaba en la brecha generacional existente entre los jóvenes de los 60 y sus progenitores.

   ALCALDE REQUEJO EN 'EL TURISMO ES UN GRAN INVENTO' (1968)

   Otro título imprescindible y de nuevo con Pedro Lazaga al mando. Martínez Soria encarnó al alcalde de Valdemorillo del Moncayo, Benito Requejo, quien busca impulsar el desarrollo de su pueblo convirtiéndolo en un gran centro turístico. Una de las mejores representaciones del español medio que se ve abrumado por la llegada de las famosas suecas y la modernidad europea que contrastaba radicalmente con la España de los 60 dando lugar a situaciones disparatadas.

   DON RODRIGO EN 'DON ERRE QUE ERRE' (1970)

   Dirigida por José Luis Sáenz de Heredia y en la que compartió cartel con Mari Carmen Prendes y José Sacristán. En este filme el actor aragonés encarnó a don Rodrigo Quesada, un hombre terco y paciente, que siempre consigue lo que quiere a base de ser estoico, como el que el banco el devuelva el dinero que le han robado en un atraco o que su esposa, a pesar de su avanzada edad, se quede de nuevo embarazada. Otra cinta divertida, cargada de situaciones hilarantes y que, una vez más, responde totalmente a la manida etiqueta de ser 'hija de su época'.

   JUAN EN 'ESTOY HECHO UN CHAVAL' (1976)

   Otra comedia descacharrante dirigida por Pedro Lazaga, en la que coincidió con Queta Claver y Rafaela Aparicio. El actor dio vida a Juan, un contable ya de cierta edad que se entera que va a ser padre de nuevo. Con lo que no contaba Juan es que, en su trabajo, en lugar de darle un aumento de sueldo, quieren jubilarle y sustituirlo por una computadora. De espíritu joven, no está dispuesto resignarse y decide presentarse a un concurso de televisión para demostrar cómo no ha perdido facultades.

   Un canto al optimismo y a las ganas de vivir en el que, entre chiste y chascarrillo, el actor aragonés refleja con sus incansables andanzas un fenómeno que sigue estando de rabiosa actualidad, e 'edadismo', la discriminación laboral a las personas mayores y cómo quedan excluidas del mercado laboral.

Contador