Actualizado 06/07/2021 11:57 CET

La guerra del mañana: Así funcionan los viajes en el tiempo en la película de Chris Pratt en Amazon Prime Video

Telesalto, la tecnología usada para viajar en el tiempo en La guerra del mañana
Telesalto, la tecnología usada para viajar en el tiempo en La guerra del mañana - Amazon Prime Video

   MADRID, 5 Jul. (CulturaOcio) -

   Últimamente el cine y las series de viajes en el tiempo parecen estar en pleno apogeo, con títulos recientes como Vengadores: Endgame, Dark, Tenet, Loki... o la última película de Chris Pratt, La guerra del mañana.

   Todas estas cintas tienen en común que plantean una vuelta de tuerca a las dinámicas de viajes temporales conocidas por el público, con títulos emblemáticos como Regreso al futuro o Terminator, lo que las hace más fresca e interesantes. En el caso del título estrenado en Amazon Prime Video, el elemento que permite desplazarse al pasado y al futuro es una tecnología conocida como los telesaltos.

((ATENCIÓN: ESTA NOTICIA CONTIENE SPOILERS))

   En la película, los habitantes del 2023 tienen que viajar hasta el 2051 para luchar contra una invasión extraterrestre. Los combatientes son enviados durante una semana al futuro gracias a los telesaltos, que permiten transportar temporalmente a un gran número de soldados de forma simultánea.

   Al comienzo de la cinta, Dan Forester, al que da vida Pratt, recibe una charla junto al resto de soldados sobre cómo funciona esta tecnología experimental, la cual coordina los brazaletes que portan todos ellos. En la película se plantea que el tiempo es como el caudal de un río que va en una única dirección y que el telesalto es capaz de generar dos balsas separadas por treinta años de diferencia.

   Los personajes, por tanto, solo pueden viajar entre al 2051 o a su presente, lo que les impide ir hasta el comienzo del conflicto militar y vencer a los Púas Blancas antes de que la contienda vaya a más.

   Además, posteriormente se revela que todos los reclutas del presente son personas que ya están muertas en 2051, mientras que los soldados que vienen del futuro para entrenarlos aún no han nacido. La razón de esta logística es evitar que cualquiera de ellos se encuentre con su yo de otro tiempo y que se produzca la correspondiente paradoja temporal.

   Uno de los problemas del telesalto es que los soldados aparecen en su lugar de destino a varios metros del suelo, lo que puede resultar sumamente peligroso. Más aún si, además, como le ocurre a Dan, las coordenadas son erróneas y aparece a una altura del suelo semejante a un edificio de diez pisos.

   Otro de los fallos del telesalto que no explica la película es que, cuando los reclutas vuelven a 2023, conservan sus recuerdos. Esto puede resultar peligroso en tanto que con su conocimiento del futuro, sus decisiones pueden ser drásticamente alteradas, cambiando así la línea temporal y provocando una paradoja.

   La guerra del mañana, protagonizada por Chris Pratt y dirigida por Chris McKay está disponible a través de Amazon Prime Video.