Así convenció Guillermo Del Toro a Alfonso Cuarón para dirigir Harry Potter

Guillermo Del Toro y Alfonso Cuarón
GETTY
Actualizado 07/10/2018 10:48:24 CET

MADRID, 7 Oct. (CulturaOcio) -

Para muchos, Harry Potter y el prisionero de Azkaban (2004) es la mejor película de la franquicia. De ser así, gran parte de ese mérito corresponde al director de la cinta: Alfonso Cuarón. El mexicano acaba de ser galardonado con el León de Oro en el Festival de Venecia por Roma, su último trabajo, que llegará a Netflix en diciembre de este año, ni más ni menos que 14 años después de su entrega del universo mágico de Harry Potter.

Ahora, el director ha asegurado que fue su amigo y compañero Guillermo del Toro quien le convenció para que aceptase el proyecto en su momento. Al parecer, Del Toro le instó a leer todos los libros de J.K. Rowling para que llegase a tener una perspectiva amplia de todo el universo Harry Potter, lo que finalmente hizo que Cuarón se decidiese a asumir el cargo de director.

"Hablé con Guillermo, como siempre hago, y me preguntó: '¿Qué está pasando? ¿Hay algún proyecto? Y le dije: 'Me han llamado por Harry Potter, ¿puedes creerlo?' E incluso me reí de eso. No había leído los libros ni visto las películas", confesó a Vanity Fair el oscarizado director de Gravity.

"Luego vi a Guillermo molesto conmigo", continuó Cuarón. "Él me llamó flaco. Me dijo: 'maldito flaco, ¿has leído los libros?' Dije: 'No, no he leído los libros'. Él dijo: 'Maldito flaco, eres un maldito bastardo arrogante. Ahora irás a la jodida librería, comprarás los libros, los leerás y me llamarás enseguida. Y cuando él te habla así, bueno, tienes que ir a la librería", confesó el director mexicano.

De esta forma, Cuarón fue a la librería y llamó a Guillermo del Toro cuando iba por la mitad de la tercera novela, precisamente la que finalmente adaptaría en una película. "En ese momento acababa de salir el cuarto libro. Leí los dos primeros y estaba a mitad del tercero, y ese era el que me habían ofrecido. Lo llamé y le dije: 'Bueno, el material es realmente genial'. Fue como una lección de humildad, de plantearme cómo la iba a hacer la mía pero, a la vez, respetando lo que había enamorado en las dos anteriores películas", explicó el director.

Contador