Michael Caine explica (otra vez) el final de Origen de Christopher Nolan

Michael Caine en Origen
WARNER BROS. PICTURES
Actualizado 18/08/2018 10:57:13 CET

MADRID, 18 Ago. (CulturaOcio) -

El final de Origen (2010) dejó con la intriga a millones de espectadores pendientes del vaivén de una peonza que nunca sabrán si llegó a caer o no. Christopher Nolan consiguió su objetivo, que el público se fuese a casa con la duda y que la incógnita resonase en cada debate meses después del estreno: si nunca dejaba de girar... todo era un sueño. Ahora ha sido Michael Caine, estrecho colaborador del cineasta británico, quien ha explicado -de nuevo- el famoso final de la película.

En el seno del Film 4's Summer Screen, Caine confirmó que Origen mantuvo un final feliz y que el Dom Cobb al que dio vida Leonardo DiCaprio se encontró realmente con sus hijos en la última escena, zanjando así el debate acerca de si la escena final era la realidad o simplemente otra secuencia de sueños, otro nivel de las diferentes realidades oníricas que atraviesa la narración.

"Cuando recibí el guion de Origen, me quedé un poco desconcertado y le dije a Nolan: 'No entiendo dónde está el sueño'", admitió Caine. "Dije: '¿Cuándo es el sueño y cuándo es la realidad?' Dijo: 'Bueno, cuando estás tú en la escena es la realidad'. Así que entiéndelo; si estoy en eso, es la realidad. Si no estoy en eso, es un sueño", aseguró en declaraciones recogidas por The Independent.

Con estas declaraciones, el público volver a ver Origen con la seguridad de que aquellas escenas en las que aparezca el personaje Michael Caine se corresponderán con la realidad de la película. Sin embargo, el propio Nolan ha dicho siempre que su objetivo fue cerrar -o más bien dejar abierta- con ambigüedad la historia.

Ocho años después de su estreno, los fans de Nolan pueden poner por fin punto y final a la incógnita. Un punto que ya resolvió el propio actor británico meses después del estreno.

En 2010, Origen recaudó la notable cifra de 828 millones de dólares en todo el mundo. No fue, eso sí, la película más taquillera de Nolan, puesto que la trilogía de El Caballero Oscuro superó en dos de sus entregas la barrera de los 1.000 millones.