Actualizado 28/02/2016 16:08

The Walking Dead | Abraham y Eugene, avisan: "El Nuevo Mundo no es un lugar seguro"

The Walking Dead
CORDONPRESS

MADRID, 28 Feb. (EDIZIONES) -

   Michael Cudlitz y Josh McDermitt han visitado España para promocionar el regreso de la sexta temporada de The Walking Dead, una nueva etapa que está dando mucho de lo que hablar. Los actores encargados de dar vida a Abraham y Eugene en la ficción de AMC relatan cómo ha sido su experiencia en la serie, el placer que supone trabajar en una producción de la que ya eras fan y ofrecen algunas pistas sobre el futuro de la serie.

   En un encuentro con los medios, Cudlitz y McDermitt desgranan cómo es trabajar en una serie tan grande como The Walking Dead. Una serie que en la última temporada -que el próximo lunes emitirá su undécimo episodio a las 22.20 en Fox- está lidiando con algunas críticas hacia su alto contenido de violencia, sus decisiones narrativas y la desvinculación entre el show y los cómics.

   CulturaOcio tuvo la oportunidad de charlar con estos dos admirados supervivientes para preguntarles qué ha supuesto para ambos, y para los personajes que interpretan, el regreso de una de las series más esperadas de 2016: The Walking Dead.

Pregunta: Llegasteis a la serie en la 4ª temporada, cuando ya estaba bastante establecida. ¿Cómo fue la experiencia de entrar a formar parte de una serie que ya cuenta con tantos fans?

Michael Cudlitz: Bueno, lo primero decir que la serie estaba muy establecida, pero gracias a nosotros las audiencias subieron considerablemente (risas).

Josh McDermitt: Evidentemente es una experiencia intimidante. Ambos éramos fans de la serie antes de formar parte de ella, y yo no quería ser 'el tío que entró en su serie favorita y la arruinó'. Nunca había trabajado en una serie tan grande, pero realmente es muy divertido. Además nuestros compañeros nos recibieron con los brazos abiertos. Andrew Lincoln no trabajaba el día de nuestra llegada y aun así se acercó al set para darnos la bienvenida y comer con nosotros. Fue un gesto muy agradecido.

P: Eugene es un superviviente que viene de una comunidad que no ha tenido que lidiar apenas con los zombies. ¿Cómo va a vivir la nueva situación en Alexandría?

J.M.: Desde su aparición hasta ahora Eugene ha evolucionado mucho. Cuando entró, nadie habría pensado que era un superviviente. Es alguien muy inteligente pero también alguien muy asustado. Y la gente de Alexandría es más o menos como él. Sin embargo Eugene tiene una ventaja, él ha vivido en la carretera. Eso le ha dado una nueva confianza que le hace más fuerte. Y eso hace a toda la comunidad más fuerte. Será interesante ver que puede pasar a partir de ahora con los habitantes de Alexandría.

P: Y por otra parte, el objetivo de Abraham era mantener a Eugene a salvo ya que pensaba que conocía una cura. Ahora que sabe que es mentira, ¿cuál es su nueva meta en la vida?

M.C.: Bueno, esa es la gran pregunta... Abraham es una persona que necesita tener algo que hacer. Cuando no tiene nada que hacer tiene tiempo para pensar, y eso no suele ser positivo. Por suerte ahora hay un cambio en su vida. Gracias a su relación con Sasha está descubriendo que hay algo más allá de él, e incluso que puede haber un futuro. Ahora se trata de una cuestión de esperanza.

P: Y hablando de Abraham y Sasha... Últimamente los guionistas están empezando a emparejar personajes, como la polémica pareja Rick y Michonne. ¿Tenéis preferencia con trabajar más estrechamente con algún personaje?

J.M.: Personalmente pienso que Eugene debería interactuar más con Daryl y con Carol. Los tres son personajes que 'esconden sus cartas', que tienen algo oculto en todo momento. En El Nuevo Mundo hemos visto a Eugene y Daryl interactuando por primera vez. Creo que sería interesante explorar esa relación.

M.C.: Realmente la pregunta va ligada a con qué actor nos gustaría trabajar, más que con qué personaje. Me encantaría trabajar con Lenny (James) y con Melissa (McBride), pero por los actores más que por los personajes.

P: En el último capítulo hemos vivido un gran salto temporal. ¿Han cambiado mucho Eugene y Abraham durante éste tiempo?

J.M.: Bueno, nosotros no sabíamos por dónde iba a continuar la serie tras el salto. Teníamos muchas preguntas sobre qué habría pasado durante los dos/tres meses transcurridos. Sin embargo nos dijeron que fue una decisión de los guionistas para evitar mostrar todo el proceso de reconstrucción de Alexandría. Pese a que es un mundo que cambia cada día, a priori lo mejor es pensar que en ese tiempo nuestros personajes no han sufrido ningún cambio significativo. Más que nada porque si los guionistas quisiesen introducir un gran cambio, querrían mostrarlo en pantalla.

P: Trabajar en una serie como TWD es una incertidumbre constante, nunca sabes cuándo vas a morir. ¿Cómo vivís vosotros ésta agonía?

M.C.: Bueno, evidentemente la muerte es el tema principal de la serie. Desde el punto de vista del público la muerte es algo bueno, porque renueva el elenco de personajes. En cualquier momento puede morir uno de tus personajes preferidos, pero luego entrará otro que se convertirá en tu nuevo favorito. Nosotros entramos en la serie sabiendo que en algún momento moriremos. Pero es algo que intentamos no pensar muy a menudo. El mensaje de la serie es 'el mundo no es un lugar seguro'. Los personajes piensan más a menudo en la muerte de lo que lo hacen los actores. Sabemos que algún día llegará. Normalmente nos avisan con un par de episodios de antelación.

P: ¿Cómo lleváis todo el fenómeno fan que despierta The Walking Dead?

M.C: Tenemos la suerte de trabajar en algo que nos encanta, y encima a los fans les encanta lo que estamos haciendo con nuestro trabajo. Es fascinante como TWD se ha convertido ya en parte de la cultura pop. Es de lo más grande que se está produciendo como entretenimiento en televisión ahora mismo. Pero también es un fenómeno fan gigantesco. Hace tiempo trabajé en Sensación de vivir, y también había fenómeno fan. En la cultura pop el fenómeno fan suelen representarlo chicas jóvenes, sin embargo TWD rompe todas las barreras. Barreras de edad y barreras de sexo. En convenciones encontramos a familias enteras, padres nietos y abuelos juntos. Es muy emocionante formar parte de algo así. La respuesta corta sería: Me encanta (risas).

J.M.: Para mí es una experiencia única. Yo vengo de una serie que emitió dos temporadas que nadie vio y luego se canceló (risas). Y de repente llego a TWD y me encuentro con todo el fenómeno fan. Me encuentro gritos de fans emocionados y eso, y sé que no es por mí en particular, si no porque adoran la serie. La semana pasada por ejemplo en Londres se nos acercó un hombre con su hija y nos dijo 'no tenemos una relación maravillosa, pero vemos juntos vuestra serie'. Ser parte de algo que tiene la capacidad de mejorar la vida de alguien, es algo increíble.

P: Y para terminar, si no interpretaseis a Eugene y Abraham... ¿qué personaje de TWD os gustaría ser?

J.D.: Bueno, en mi caso me gusta mucho Eugene. Me parece un personaje muy interesante con el que gran parte del público se puede sentir identificado. Pero contestar eso supongo que es trampa. Así que diría Morgan. Me parece extremadamente interesante y complejo. Y a pesar de que soy consciente de que no soy un hombre negro, me encantaría ser ese personaje. Es de mis favoritos.

M.C.: Seguramente Judith (muchas risas). En serio, ella lo único que hace es dormir, comer y hacer caca. Es maravilloso.

Más información