Publicado 11/06/2020 11:12:33 +02:00CET

Las teorías sobre la muerte de Jeffrey Epstein que expone el documental de Netflix 'Asquerosamente rico'

Imagen del documental de Netflix Jeffrey Epstein: Filthy Rich
Imagen del documental de Netflix Jeffrey Epstein: Filthy Rich - NETFLIX

   MADRID, 11 Jun. (CulturaOcio) -

   La serie documental de Netflix 'Jeffrey Epstein: Asquerosamente rico' expone cómo el magnate utilizó su fortuna y poder para abusar de cientos de mujeres, muchas de ellas menores de edad, durante años. La historia culmina con la muerte en prisión de Epstein en extrañas circunstancias en agosto de 2019, un fallecimiento rodeado de misterio que ha dado pie a todo tipo de teorías conspiratorias.

   Aproximadamente un mes después del arresto de Epstein, fue encontrado muerto en su celda en el Centro Correccional Metropolitano de la ciudad de Nueva York, el mismo lugar donde estuvo retenido El Chapo Guzmán. La causa de la muerte oficial fue un suicidio: Epstein se ahorcó dentro de su celda. Una hipótesis que algunos consideran poco creíble debido al alto nivel de seguridad con el que cuenta el complejo penitenciario.

   Y si bien 'Asquerosamente rico' no señala, ni siquiera sugiere, a una persona concreta como responsable de la muerte de Epstein, sí deja caer que el fallecido podría tener en su poder pruebas para implicar en actividades ilícitas y muy turbias a otros multimillonarios y demás personas muy poderosas. Aparentemente Epstein instaló cámaras en todas las habitaciones de su apartamento de Nueva York, de manera que guardaba evidencias con las que podría chantajear a los participantes en su red de tráfico sexual.

   Al abordar la causa concreta de su muerte, el periodista Charles Gasparino afirma en el documental que Epstein "se suicidó a la primera oportunidad que tuvo". No lo tiene tan claro otro periodista, el reportero Tim Malloy, que sostiene este desenlace es siimplememente "inconcebible". El documental señala que el Centro Correccional Metropolitano no contaba con fondos suficientes, algunas cámaras estaban rotas y no permitieron su vigilancia y Epstein podría haberse quitado la vida en un despiste de los funcionarios de la prisión.

   Pero por otro lado, el forense Cyril Wecht cree que es poco probable que se suicidara. En la autopsia se descubrió que Epstein tenía tres fracturas en el hueso hioides, ubicado a la altura de la tercera y cuarta vértebra cervical, algo que sería "extremadamente raro" que ocurriera en un ahorcamiento.

   Wecht fue contratado para examinar los resultados de la autopsia por el médico Michael Baden, quien a su vez fue contratado por el hermano de Epstein, Mark. En resumen, las fracturas de Epstein no concuerdan con la versión oficial de su ahorcamiento. Por cierto, hay razones para creer que alguien quería silenciar a Epstein para siempre.

   Así, la producción de Netflix apunta que muchas personas querían que Epstein muriera. Tanto es así que una de las víctimas, Sarah Ransome, dice en el documental que Epstein "es una pieza muy pequeña en una gran red" y otra de las víctimas, Virginia Roberts Giuffre, reconoce una "estructura de chantaje" en el entramado del magnate. Si Epstein tenía pruebas grabadas que podría haber usado para chantajear a celebridades y políticos, la teoría del asesinato cobraría sentido.

   Sin embargo, un último movimiento de Epstein también podría apuntar al suicidio. El protagonista transfirió su fortuna a una cuenta en el extranjero, supuestamente para dificultar que las víctimas recibieran una compensación económica en caso de fallecimiento, decisión que tomó tan solo dos días antes de morir.

Para leer más