Bon Jovi están de vuelta: sus 13 discos ordenados de peor a mejor

Actualizado 05/11/2016 16:51:07 CET
BON JOVI EN 2016
BON JOVI

MADRID, 5 Nov. (EDIZIONES - David Gallardo) -

Bon Jovi están de vuelta con 'This house is not for sale', decimotercer álbum de estudio de una andadura que comenzó en 1983 cuando se convirtieron en adalides del 'hair rock ochentero' de cardados imposibles gracias al éxito de su primer single, 'Runaway', tema con el que John Francis Bongiovi consiguió abrir de golpe todas las puertas.

Tras ese primer gran impacto y con el grupo ya integrado por Jon (voz y guitarra), Richie Sambora (guitarrista hasta 2013, sustituido ahora por Phil X), Alec John Such (bajo hasta 1994, reemplazado por Hugh McDonald), Tico Torres (batería) y David Bryan (teclista), Bon Jovi lograrían éxito masivo durante los ochenta con discos que les auparon a la cima del rock mundial.

Regresarían en los noventa suavizando ligeramente su sonido y abriéndose a nuevos estilos, convertidos ya en clásicos y llenando grandes estadios, estatus que han sabido mantener a través de los discos (de pop rock más melódico) publicados en el siglo XXI gracias a algunos certeros singles, su empeño por actualizarse, no anclarse y evolucionar para mantenerse frescos, actuales y modernos.

Pues bien, partiendo de la base mayormente aceptada de que su etapa más inspirada abarca desde 1983 hasta 1995, ordenamos sus discos de estudio de peor (menos mejor, pues en realidad no hay ningún desastre) a mejor. Un juego perpetrado con inevitable subjetividad pero vocación de imparcialidad. Juguemos pues (obviando 'Burning bridges', su disco de descartes de 2015 para finiquitar su relación de 32 años con Mercury Records).

WHAT ABOUT NOW (2013)

El decimosegundo trabajo del grupo es el menos vendido de su catálogo, con 1,5 millones de copias. Esto se debe a la bajada generalizada de las cifras en la industria, pero también a cierta flojera en unas canciones de pop rock melódico con toques de música de raíz americana. No faltan temas interesantes, pero ni el single 'Because we can' cuaja.

THE CIRCLE (2009)

'We weren't born to follow' es el clásico pelotazo de Bon Jovi: vivaracho, guitarrero, con un estribillo molón y cierta rebeldía. Fue un éxito moderado que no consiguió que el resto del (desigual) disco siguiera su estela, a pesar de contar con un gran trabajo de guitarras de Richie Sambora y el productor John Shanks. En total, 3 millones de unidades despachadas.

HAVE A NICE DAY (2005)

De alguna manera 'Have a nice day' y 'The circle' son primos hermanos, si bien en el que ahora nos ocupa hay más inspiración. De nuevo el primer single (homónimo en esta caso) tiene pegada y cosechó gran éxito, abriendo camino a temas bien terminados como 'Welcome to wherever you are', 'Who says you can go home' y la muy ruidosa 'Last man standing'. 6 millones de copias vendidas lo refrendan.

7800 FARANHEIT (1985)

Aupados por el gran éxito por su debut homónimo, Bon Jovi optaron en su segunda entrega por el continuismo en los años del hard rock más glam, aquel de melenas leoninas, pantalones de colores ajustados y sensualidad callejera. Acalorados de lo lindo vendieron 3 millones de unidades con temas como 'In and out of love', 'Tokyo road' y 'The hardest part is the night'. Sin embargo, un disco bastante olvidado en su catálogo, aunque amado por los viejos rockeros.

LOST HIGHWAY (2007)

Una pequeña gran anomalía en la trayectoria de Bon Jovi (entre 'Have a nice day' y 'The Circle'), pues aquí se alejan del rock y la distorsión para acercarse a los sonidos de la música tradicional norteamericana en plan Nashville y el country para las masas que tanto triunfa en EEUU. 4 millones de fans lo aceptaron. La jugada es interesante por el riesgo inherente y porque de ella salen 'Lost highway', 'Whole lot of leavin' y 'We got it going on'.

BOUNCE (2002)

Otros 5 millones de copias vendió el último gran disco de hard rock de Bon Jovi, que llegó en 2002 con severos guitarrazos en 'Undivided', 'Everyday', 'Bounce', 'The distance' y 'Hook me up', si bien tiene otra parte melódica y más accesible. A partir de esta entrega llegó el productor John Shanks para mantener su sonido actualizado a cada momento.

THIS HOUSE IS NOT FOR SALE (2016)

Y ya que hablamos de John Shanks, suya es la mano que sigue meciendo al grupo ahora que ya no está Sambora, ahora que los solos de guitarra no están de moda, ahora que son una panda de cincuentones rockeros que saben lo que hacen. 'This house is not for sale' y 'Knockout' han sido recibidos con alboroto, pues en este disco están todas las señas de identidad de una banda que, comandada con mano de hierro y blanquísima sonrisa por Jon, reivindica su presente. Este es su mejor trabajo en quince años.

CRUSH (2000)

Iban camino de cumplir los cuarenta, parecía que se les había pasado el arroz tras la gloria ochentera y la reconversión noventera en dinosaurios del rock, pero el single 'It's my life' lo puso todo patas arriba. De hecho, es su último gran pelotazo real. De su mano creció hasta los 11 millones de unidades vendidas un álbum básicamente de pop rock amable pero con melodías certeras en 'Say it isn't so', 'Captain Crash & The beauty queen from Mars', 'Just older' o la más festiva 'One wild night'.

THESE DAYS (1995)

El mayoritariamente considerado como último gran disco de Bon Jovi llegó en 1995 tras el arrollador éxito de 'Keep the faith' y su correspondiente gira, con la que pasaron para siempre a los estadios. Al éxito de 'These days', que vendió 10 millones de copias, ayudó también el recopilatorio de 1994 'Cross road', que dio a conocer al grupo a toda una nueva generación. El resto lo pusieron 'This ain't a love song', 'Something for the pain' y demás singles.

BON JOVI (1984)

Su primer disco vendió 3,5 millones de unidades cabalgando ufano sobre el éxito del single 'Runaway'. Con imagen, con pegada, con apenas veinte añitos y esa carnalidad libidinosa que tienen las pandillas de rockeros, hicieron todo el ruido posible con 'Roulette', 'Shot through the heart' y 'Burning for love', al tiempo que se ponían melosos en otros como 'She don't know me'. Irresistibles.

KEEP THE FAITH (1992)

Tal fue la vorágine ochentera que el grupo se tomó un descanso hasta 1992, cuando reaparecieron sin rizos, con estilizadas y lacias melenas y un sonido adaptado a la década del rock alternativo sin ocultar ya su querencia melódica. El single 'Keep the faith' fue la grandilocuente carta de presentación para los nuevos Bon Jovi, los de 'Bed of Roses', 'In these arms' o 'I'll sleep when I'm dead'. 12 millones de parroquianos refrendaron la propuesta.

NEW JERSEY (1988)

La locura de 'Slippery when wet' parecía tener complicada continuación, pero en 'New Jersey' se las apañaron para entregar otro buen puñado de clásicos como 'Lay your hands on me', 'Bad medicine', 'Born to be my baby', 'Living in sin', 'Blood on blood' y 'I'll be there for you'. En estado de gracia, en la cima del universo rockero tras dos obras excelsas, cayeron a la buchaca otros 18 millones de discos vendidos.

SLIPPERY WHEN WET (1986)

Suele decirse que el tercer disco es el de la confirmación o la defenestración de un artista. Pues bien, Jon y compañía no solo se confirmaron sino que pasaron a la historia a través de los 28 millones de fans que resbalaron hasta arrodillarse ante 'Slippery when wet', asombrosa sucesión de clásicos del rock con 'You give love a bad name', 'Living on a prayer' y 'Wanted dead or alive' a la cabeza. Esta será para siempre la esencia de Bon Jovi.