The Last of Us: La terrorífica forma por la que se propaga el Cordyceps es muy diferente al juego
The Last of Us: La terrorífica forma por la que se propaga el Cordyceps es muy diferente al juego - HBO MAX
Actualizado: martes, 24 enero 2023 16:12

   MADRID, 24 Ene. (CulturaOcio) -

   Con el estreno del segundo episodio de The Last of Us, la serie de HBO Max continúa asentando las bases de su mundo apocalíptico. Para adaptarse al formato, la plataforma ha llevado a cabo algunos cambios respecto al videojuego, al que se mantiene muy fiel a pesar de estas variaciones. Pero uno de ellos es fundamental y hace referencia a la forma en la que se comporta el Cordyceps, el hongo que ha devastado el planeta, y también cómo se transmite.

   ((ATENCIÓN: ESTA NOTICIA CONTIENE SPOILERS))

   En el nuevo capítulo, Joel, Tess y Ellie suben a lo alto de un hotel en la destruida ciudad de Boston. Desde allí vislumbran cómo un grupo de infectados se mueve. La niña se percata entonces de que actúan al unísono. "Están conectados", dice Ellie. "Más de lo que crees. El hongo también crece bajo tierra. Sus fibras son como cables, algunas de varios kilómetros. Por ejemplo, si pisas donde hay Cordyceps despertarás a decenas de infectados en otra parte", le explica Tess.

   "Y si saben dónde estás, irán a por ti", concluye el personaje de Anna Torv. De esta forma, queda claro que los infectados comparten una suerte de mente colmena. Una peculiaridad que no existía en el videojuego y que los hace aún más peligrosos. Esta escena conecta directamente con el final del capítulo, donde se confirma lo que ya se había insinuado la semana anterior. La transmisión del Cordyceps no se realiza vía aerea por esporas, como sí ocurría en el videojuego de Naughty Dog.

   Cuando un infectado ataca repentinamente a los protagonistas, es reducido de un disparo. Joel se fija entonces en que del suelo nacen ramificaciones del hongo que conectan con el cadáver, comunicándose con toda la horda de infectados que habían visto antes. Es ahí cuando Tess revela que está infectada y se va a sacrificar para que Joel pueda llevar a Ellie, la última esperanza de la humanidad gracias a su aparente humanidad a la infección, a un lugar seguro.

   Para ello llena el edificio de gasolina y explosivos, dispuesta a inmolarse y sacrificarse para salvar a sus dos compañeros. Pero cuando llegan los infectados, el mechero de Tess falla y uno de ellos se percata de su presencia. El infectado se acerca y de su boca salen unos tentáculos que se introducen en la del personaje de Anna Torv. Una suerte de beso de la muerte ante el que la mujer, que ya tiene también el hongo expandiéndose y tomando el control de su cuerpo, sigue intentando encender la llama y hacer estallar el lugar. La escena confirma en este caso que el Cordyceps se transmite a través de esos tentáculos.

   Esto es algo que ya se vio brevemente en el primer capítulo en casa de las vecinas de Joel, cuando Sarah ve cómo de la boca de la anciana nacen esas mismas prolongaciones mientras infecta a un nuevo cuerpo. Esta forma de transmisión es, junto con los mordiscos, la manera en la que el Cordyceps se expande en la serie. Los nuevos episodios de The Last of Us se estrenarán cada lunes en HBO Max.

Leer más acerca de: