Michael B. Jordan protagoniza Creed 2: "Me da más miedo un bebé que otro boxeador"

Creed 2
WARNER BROS
Actualizado 24/01/2019 17:56:11 CET

   MADRID, 24 Ene. (CulturaOcio) -

   Este viernes 25 de enero llega a los cines españoles Creed II: La leyenda de Rocky, la nueva entrega de la saga que vuelve a estar protagonizada por Michael B. Jordan. Un filme que reedita el mítico enfrentamiento entre Rocky (Sylvester Stallone) e Ivan Drago (Dolph Lundgren) a través de la siguiente generación de boxeadores.

   Ellos son Adonnis, el hijo de Apolo Creed, el carismático púgil que murió en el ring frente a Ivan Drago en el mítico filme Rocky IV, y Viktor Drago, interpretado por el boxeador profesional Florian Munteanu. En una entrevista con CulturaOcio durante su reciente visita a ha sido algo muy especial revivir aquel "combate épico", ya que su primer contacto con la saga cuando era niño fue a través de Rocky IV.

   "Lo recuerdo muy bien, ver esos puñetazos decir: '¡Macho, qué barbaridad!'. Fue épico y además con unos personajes tan ricos que siempre te apetece volver la vista atrás y ver las demás entregas de la saga", afirma Jordan que también recuerda que "en aquellos años de la Guerra Fría fue una película muy política y su impacto fue increíble".

    No en vano, hoy en día Rocky IV sigue siendo una de las entregas más queridas por los fans de saga, pero también es vista como una maniquea pieza de propaganda estadounidense contra la URSS.

   Pero en esta secuela, dirigida por Steven Caple Jr. que toma el relevo de Ryan Coogler al frente de la saga, el mayor reto para Adonnis no es subirse al ring frente a una bestia como Viktor Drago, sino formar una familia y encarar el reto de "convertirse en padre inesperadamente".

   "Un bebé da mucho más miedo que otro boxeador. El bebé hace lo que quiere, no puedes controlarlo. A la hora de pelear con otro te puedes preparar, puedes entrenar, puedes estudiar a tu rival... pero un bebé es impredecible", dice entre risas.

   Hablando de la paternidad, un paso que todavía no ha dado en la vida real, Jordan señala que, más que una película de boxeo pura y dura, 'Creed 2' es un filme que pone el acento en la relación entre padres e hijos. Y más concretamente, sobre cómo "los hijos tienen que cargar con los errores de sus padres" a la vez que intentan no repetirlos.

   Y es que tanto Adonnis como Viktor luchan no solo por alcanzar la gloria en el ring, sino también por intentar liberarse de la carga de sus apellidos y encontrar su propio camino. "Ese era uno de los puntos clave que queríamos incluir en la película. Viktor tiene una relación muy complicada con su padre Ivan, Rocky la tiene con su hijo... y ahora yo también con mi hija. Así que sin duda Creed es una película de padres e hijos", señala Michael B. Jordan.

    Mirando ya al futuro, el actor sigue empeñado en conseguir que le ofrezcan los mismos papeles que le ofrecerían a actores como Brad Pitt o Ryan Gosling. Una "estrategia" en la que dice que le está yendo "genial". "No me puedo quejar de nada, mi estrategia ha funcionado muy bien", asegura refiriéndose estrictamente a su caso particular, ya que reconoce que la falta de diversidad en Hollywood, tanto delante como detrás de las cámaras, sigue siendo "un problema" y algo en lo que hay que continuar trabajando.

   "Todavía existe un problema y lo va a seguir siendo durante varios años, pero creo que vamos por el buen camino, dando los pasos correctos", dice esperanzado.

¿EL ADIÓS DE STALLONE?

   A la espera de ver cómo recibe el público la nueva entrega de Creed, es más que probable que en ese futuro esté una tercera "o cuarta o quinta o incluso sexta, quién sabe" película de la franquicia. Si en ellas Jordan estará acompañado por Stallone -que anunció que esta sería su última película como Balboa- es algo que no tiene claro.

   "Sly hará lo que quiera hacer y punto", sentencia el actor que deja la puerta abierta ya que, recuerda, "con Rocky Balboa pensábamos que sería la última vez que veríamos al personaje y luego llegó Ryan Coogler y decidió hacer Creed, y creía que eso era todo y después ha hecho Creed 2". "En estas cosas relacionadas con el arte cambian cada día y nunca se sabe. Tomará la mejor decisión que considere en ese momento", concluye.