Matthew Perry, homenajeado en la Casa Blanca

Actualizado 07/05/2013 15:51:36 CET
GETTY

El actor Matthew Perry ha recibido el premio 'Campeón de la recuperación' por parte del zar antidrogas Gil Kerlikowske, por "dar una voz a millones de americanos en recuperación", señala el portal Hollywood Reporter.

Perry no ha sido ajeno a la Casa Blanca, ya que ficcionalmente ya piso aquel lugar siendo el consejero del presidente en la serie 'El ala oeste de la Casa Blanca'. Además, indirectamente tiene relación con la política desde que su madre fue secretaria de prensa del primer ministro Pierre Trudeau.

El comediante recibió un homenaje no sólo por su abierto apoyo a los esfuerzos del presidente de Estados Unidos, Barack Obama, de centrar su lucha antidroga en tribunales especiales como un componente importante a la hora de combatir la adicción, sino por compartir abiertamente su propia experiencia con consumo de drogas y su recuperación.

Gil Kerlikowske entregó el premio a Perry en un encuentro presenciado por la asesora de Obama, Valerie Jarrett, entre otros. El certificado menciona que el actor ha dado voz a millones de americanos que están en recuperación. "Durante mis épocas oscuras nunca imaginé que recibiría un premio en la Casa Blanca", dijo a Hollywood Reporter.

Perry tuvo problemas con consumo de antidepresivos, los cuales mezclaba con alcohol durante sus años de éxito de la famosa serie de televisión 'Friends'. Tras dos años de recuperación, se convirtió en un portavoz sobre los peligros de prescripción de drogas, la policía nacional antidroga y su propia experiencia con la recuperación.

Hace seis años, Perry conoció a West Huddleston, presidente de la Asociación Nacional de Profesionales de Tribunales de droga, quien le inspiró a formar parte del movimiento nacional de defensa sobre estrategias alternativas de sentencia que lleven a drogadictos no violentos a programas de rehabilitación en lugar de la cárcel.

"Si me hubieran arrestado, seguramente estaría en alguna prisión con un tatuaje en mi rostro. Por suerte nunca me detuvieron", aseguró con sorna el intérprete estadounidense.