Actualizado 24/01/2016 17:44 CET

Margot Robbie elige su escena de sexo favorita

Margot Robbie es Harley Quinn en Suicide Squad
WARNER BROS

MADRID, 24 Ene. (CulturaOcio) -

   Cualquier persona que se considere aficionada de alguna forma al cine y a la cultura audiovisual tendrá sin duda (al menos) una secuencia de sexo favorita. Ya sea por el erotismo, por lo absurdo de la situación, por el modo de narración a través de los planos, o simplemente por los actores... no cabe duda que las escenas eróticas son unas de las escenas más recordadas e las películas (véase por ejemplo el cruce de piernas de Sharon Stone en Instinto Básico).

   Y por supuesto, todo actor o actriz que se precie tiene que ser (en mayor o menor medida) un cinéfilo. Por lo tanto no es de extrañar que ellos y ellas también tengan sus escenas favoritas. En el caso de Margot Robbie -quien interpretará a Harley Quinn en Suicide Squad- la mejor escena erótica jamás grabada se encuentra en la película Amor a quemarropa (1993).

   La protagonista de El lobo de Wall Street y Focus lo ha confesado así en la edición de febrero de W Magazine. Se trata de una escena que tiene lugar en una cabina de teléfono, donde los protagonistas (Patricia Arquette y Christian Slater) se lo montan salvaje y apasionadamente.

Previa YoutubeCargando el vídeo....

   El film en cuestión se trata de un guión firmado por Quentin Tarantino y llevado a la pantalla por Tony Scott, así que no es de extrañar que dicha escena sea uno de los mejores encuentros sexuales fortuitos jamás filmados. Es cierto que Tarantino es más conocido por su ingenio y su gusto por la violencia, pero el erotismo también es un factor que siempre ha estado presente en sus películas, y al que el director y guionista sabe sacar gran partido.

   Por desgracia Margot Robbie no ha dado más detalles de por qué esta escena es su favorita (sexualmente hablando), pero sin duda la actriz australiana tendrá unos cuantos buenos motivos para ello. Al fin y al cabo, la película completa no tiene ningún desperdicio, al igual que la escena que nos ocupa, una de las más bizarras a la par que natural.