Luis Tosar protagoniza Yucatán, una mezcla de "comedia musical y drama romántico con momentos delirantes y hardcore"

Cargando el vídeo....

Actualizado 30/08/2018 13:28:17 CET

MADRID, 30 Ago. (CulturaOcio) -

"Yucatán es una 'boat movie' porque transcurre en un barco, pero realmente es una película muy transgénero: sortea territorios como la comedia musical, el drama romántico, melodrama aunque elegante hacia el final y, por momentos, lo delirante y un poco hardcore". Así define Luis Tosar el filme que estrena este viernes 29 de agosto y que supone su regreso a la comedia de la mano de Daniel Monzón, con quien a estas alturas ya le une una estrecha relación tras proyectos como Celda 211 (2009) y El niño (2014).

"Con Daniel me une una relación de amistad extracinematográfica y uno empieza a ser partícipe de los proyectos desde que son muy germinales", explica Tosar sobre su fichaje por Yucatán. "Empezó a hablarme de la historia antes de que hubiese siquiera un guion. Desde el principio era muy apetecible, pero ya cuando apareció el guion de Jorge Guerrica y Daniel siempre son relojería suiza. Una vez que lo lees, difícilmente puedes decir que no".

A bordo de este crucero aparentemente idílico y apacible, el personaje de Tosar, Lucas, es precisamente uno de los encargados de perturbar la calma. "Somos un par de ratas miserables", asegura el actor gallego en referencia a la pareja de expertos estafadores que forma junto con Clayderman, el pianista del barco.

El argentino Rodrigo de la Serna da vida a este "canalla de ambición desmedida" -en sus propias palabras- y coincide así de nuevo con Tosar tras su último proyecto en común: Cien años de perdón (2016).

Cada uno por su lado tras una discusión con amor de por medio (Stephanie Cayo como Verónica, la jefa de bailarinas), deciden fijar su punto de mira en el mismo objetivo: Antonio (Joan Pera), un panadero que acabar de ganar un jugoso bote en el Euromillón. "Les une el interés por mi dinero", relata el veterano actor catalán.

"Mi personaje se va de crucero con sus hijas a Yucatán, que fue donde se crió, pero dentro de ese barco pasan muchas cosas".

SUSTO A BORDO

Al igual que ocurre con la trama, el rodaje de Yucatán también dio para mucho. "Fueron 21 días cruzando el Atlántico. Salimos desde Recife (Brasil), pasando por Cabo Verde, Tenerife, el Estrecho, Barcelona, Francia, Roma. Fue interesante convivir con gente que no estaba en el equipo", comenta Stephanie Cayo sobre lo que supuso su primera experiencia en un largometraje. La actriz y cantante peruana vivió entusiasmada este proceso a pesar de algún que otro sobresalto.

Cargando el vídeo....

"Hubo un motín nada más empezar, en la primera escena pero ya en alta mar, en medio de la piscina. Eran todos hombres musculosos, brasileños, que querían seguir bailando y nosotros pues habíamos tomado un poquito la terraza del crucero", explica Cayo para después asegurar que, por fortuna, el incidente no pasó de lo anecdótico y el rodaje fue una experiencia "maravillosa".

COMEDIA "CON MENSAJE"

Todos los miembros del reparto coinciden en que este es "un género inventado por nuestro maravilloso director", tal y como resume Stephanie Cayo. "Daniel ha logrado combinar varios géneros de una manera muy natural y haciendo mucho énfasis en la vida de los personajes y, sobre todo, en el mensaje que tiene la película", asegura la protagonista de la serie mexicana de Netflix Club de Cuervos.

De la Serna, por su parte, afirma que se trata de "una comedia hilarante que tiene de todo: acción, romance, intriga... Es una comedia que arriba a muchos puertos, también cinematográficos". El actor argentino va más allá y afirma que "con el núcleo dramático, el corazón que late detrás de todo esto, para mí esta película tiene un aire de clásico, de comedia de hace 30 o 40 años de las que ahora no se ven en el cine".