El Lobo de Wall Street, de Scorsese, muestra los estragos de la codicia y la lujuria

Actualizado 19/12/2013 18:32:15 CET
Di Carpio protagoniza El lobo de Wall Street
Foto: GETTY 

Basada en la autobiografía real de Jordan Belfort, Martin Scorsese se adentra en su nuevo film --'El Lobo de Wall Street'-- en la libertina y hedonista vida de un estafador bursátil (Leonardo DiCaprio), en la que se podrán comprobar las consecuencias del exceso, la lujuria y la codicia.

   La película, que se estrena en los cines de Estados Unidos el día de Navidad y que llegará en enero a Latinoamérica y España, se basa en la vida del operador de bolsa Jordan Belfort, que hizo una fortuna defraudando a sus clientes y gastó sus ganancias en coches caros, casas, un yate, prostitutas, orgías y todo el alcohol y las drogas que pudo consumir.

"Me interesan las personas que son esencialmente buenas pero que hacen cosas malas", ha explicado Scorsese, de 71 años.

DiCaprio

La película surge seis años después de que DiCarpio leyese la autobografía de Jordan Belfort, texto que la cautivó, y desde entonces ha tenido claro que quería protagonizar su vida en la gran pantalla.

"Sentí que la biografía era el reflejo de todo lo malo de la sociedad actual. Este estilo de vida hedonista, este periodo en la historia de Wall Street en el que Jordan básicamente cedió a todos los deseos carnales posibles y estaba obsesionado con la codicia y, en definitiva, consigo mismo", dijo Leonardo.

Jonah Hill interpreta a Donnie Azoff, el burdo y leal socio de Belfort en su depravación y en sus delitos que le ayuda a organizar una competición de lanzamiento de enanos en la oficina.

Rob Reiner, que suele estar detrás de las cámaras, se atreve con su primer papel interpretativo en una década como el padre de Belfort. La película, no apta para menores en Estados Unidos, dura tres horas.

¿Te apetece verla?