Jurassic World promete sangre en una nueva terrorífica imagen

Actualizado 30/06/2014 14:57:34 CET
Imagen del set de Jurassic World
Foto: HTTPS://TWITTER.COM/COLINTREVORROW/STATUS/48319415

MADRID, 30 Jun. (CulturaOcio) -

   Algo terrorífico ha ocurrido. Eso parece decirnos el director de Jurassic World, Colin Trevorrow, con la foto que ha publicado en su Twitter del set de rodaje. La cuarta entrega de la saga de los dinosaurios llegará a los cines en julio de 2015.

   Una unidad móvil de veterinaria aparece en la imagen. El vehículo, con aspecto de caravana, tiene una huella de una mano ensangrentada, signo casi inequívoco del ataque de los dinosaurios a los humanos en la nueva entrega de la saga.

   "Sábado 4 de la madrugada". Esta es la escueta frase con la el director acompañó la publicación de la inquietante imagen desde el set de rodaje. 

   Los últimos rumores de la película apuntarían a un laboratorio que crearía dinosaurios a partir del ADN de otros animales, para después abrir un parque temático. Uno de estos híbridos lograría escapar del control humano, aterrorizando a todos los visitantes. Los miembros de seguridad del nuevo parque temático deberán luchar contra esta criatura, si es necesario, usando otros dinosaurios para la causa como Velociraptores o Tiranosaurios Rex.

UN NUEVO Y PELIGROSO MUNDO

   Con guión de Derrock Connelly (El Origen del Planeta de los Simios), se espera que el largometraje llegue a las salas el 12 de julio de 2015. Trevorrow afirmó hace semanas que más películas sobre la saga ya están en la mesa. "Definitivamente sí, hemos hablado mucho de la secuela. Queríamos crear algo que fuera menos arbitrario y episódico, algo cuyo arco argumental se sintiera potencialmente como una historia completa", afirmó.

   Desde su estreno en 1993, la saga de Jurassic Park ha recaudado en las taquillas de todo el mundo cerca de 2.000 millones de dólares con sus tres entregas anteriores. A los que hay que sumarle otros 114 millones tras el reestreno en 3D del la primera película para conmemorar su vigésimo aniversario.