¿Es Jurassic World una película anti-ciencia?

Actualizado 01/12/2014 14:19:44 CET
Jurassic World
Foto: UNIVERSAL

MADRID, 1 Dic. (CulturaOcio) -

   Jurassic World ya ha estrenado su primer tráiler y parece seguir la misma senda que las anteriores cintas de la saga: Un parque temático sobre dinosaurios termina con las criaturas montado un caos monumental. ¿Qué tratan de comunicar los cineastas con este tipo de historia?

   Para responder a esta pregunta tenemos que hacernos eco de un artículo que ha realizado el redactor de Geek Graham Templeton, y revisar la obra de Michael Crichton -autor del Parque Jurásico literario en que se basó la saga- a lo largo de su carrera como escritor.

   Jurassic Park puede parecer una simple cinta que muestra un enfrentamiento entre humanos y dinosaurios, un tipo de acción que haría las delicias de los fans más acérrimos del género... pero no debemos olvidar al doctor Ian Malcolm. El personaje que interpreta Jeff Goldblum en la película es el claro mensajero del 'no juguéis con la ciencia y la naturaleza'.

   Ahora y, antes de analizar esto, repasemos otras novelas de Crichton:

- En Congo, unos científicos abandonan la búsqueda de una gema en la selva que ayudaría a la humanidad a progresar en muchos sentido, debido a unos simios asesinos que la protegen -si juegas con la ciencia, acabarás muerto-.

- En Esfera, la gente renuncia a unos avances alienígenas o 'poderes prohibidos', tras descubrir que, en su intento de mejorar al mundo y, en un símil con el vuelo al Sol de Ícaro, solo consiguen quemarse.

- En Presa, los científicos crean unos nanobots por el bien del mundo. Una jugada que les sale mal: Lo primero que hacen los nanobots, así sin más, es dañar a la gente.

- En El hombre terminal, un hombre tiene un implante que detiene sus continuas convulsiones antes de que ocurran. Poco a poco, se descubre que el tipo se vuelve loco y comete a disparar a todo lo que se mueve.

¿CÓMO SE LLEVA ESTO A JURASSIC PARK/WORLD?

   En Jurassic Park, John Hammond, fundador del parque, se justifica diciendo que "nadie se quejaría si el hombre trajese de vuelta especies extinguidas". En ese momento, el Doctor Malcolm se apresura a responder que los dinosaurios no han sido extinguidos "por una deforestación, o la construcción de alguna presa", sino por "la elección de la naturaleza".

   Esto último es algo discutible si tenemos en cuenta la teoría del meteorito que los destruyó, que no tendría mucha diferencia con otro suceso inesperado para una especie, como la nombrada presa de agua.

   Pero la cosa no termina aquí. En El mundo perdido, secuela de Parque Jurásico que escribió Crichton y que también tuvo adaptación al cine -con muchos cambios entre ambas historias, eso sí-, los dinosaurios vuelven a convertirse en una gran amenaza humana.

   Entonces llega el tráiler de Jurassic World. La película no se basa en ningún libro de Crichton, sin embargo, si tiene a su Malcolm particular. Podemos ver como el nuevo protagonista, interpretado por Chris Pratt, no cree que crear dinosaurios mutantes "sea una buena idea". Por supuesto, el dinosaurio en cuestión acaba escapando de su jaula en el parque y deberá ser detenido.

¿PELÍCULAS CONTRA LA CIENCIA?

   Queda claro que Chrichton es un autor que aboga por dejar a la naturaleza abrir su propio curso sin modificaciones científicas, algo claramente visible cuando los dinosaurios de Jurassic Park, aún siendo todos hembra, consiguen poner huevos. Sin embargo, más allá de advertencias, parece que este novelista tuviera miedo puro y duro a cualquier tipo de cambio mínimo.

   En El hombre terminal el problema parece ser no haber hecho las pruebas suficientes con el implante -como con cualquier otro medicamento- o en Presa los nanobots hieren a la gente, sin más investigación. Quizá una típica manera de mostrar ese miedo al cambio. bastante exagerado, que ya tuvo la gente cuando, por ejemplo, se inventó la televisión o cuando la llegada del año 2000 iba a provocar un apocalipsis terrible con el efecto Y2K.

   ¿Jurassic Park se pensó como una película contra la ciencia? Suponemos que no. Si Steven Spielberg quiere estrenar una película millonaria para entretener a la gente, es normal que se decida por una en que todo acaba saliendo mal y en que, en nombre de la naturaleza, los dinosaurios devoran los humanos que los han creado.

   Eso sí, Jurasic World, que llegará a los cines el 12 de julio de 2015, no solo debería ser vista como una película de acción. Cuando se habla de películas como Matrix, Blade Runner o Mad Max, que auguran futuros desoladores por culpa de una raza humana insensata, nunca se piensa en la saga jurásica.

   Es cierto que la nueva entrega se ha hecho con el único objetivo de volver a ver una caza frenética de reptiles gigantes, pero no todo son disparos, y quizá esta cinta merecería estar en una lista junto a las creaciones de Ridley Scott, los Wachowski y compañía.