El final y escenas post-créditos de Hobbs & Shaw, explicado: ¿Qué significan para el futuro de Fast & Furious?

Actualizado 03/08/2019 12:29:37 CET
Fast & Furious: Hobbs & Shaw
Fast & Furious: Hobbs & Shaw - UNIVERAL PICTURES

MADRID, 3 Ago. (CulturaOcio) -

Hobbs & Shaw ha llegado a las salas de cine con toda la acción que los fans de Fast & Furious esperaban, además de un desenlace cargado de pistas sobre el futuro de la exitosa franquicia y su posible próximo villano.

((ATENCIÓN: ESTA NOTICIA CONTIENE SPOILERS))

LA BATALLA DE SAMOA

Tras salvar a la hermana de Deckard, Hattie, y robar el dispositivo necesario para extraer el virus inteligente de su sistema antes de que la mate, Hobbs y Shaw tienen que decidir dónde librar su última batalla contra Brixton y su ejército. Hobbs los lleva a la casa de su familia en Samoa, donde se ve obligado a reconciliarse con sus hermanos años después de entregar a su padre criminal a las autoridades. Con ayuda de su madre, Hobbs convence a su familia de que trabaje junto a él para salvar el mundo, incluso aunque no tienen armamento moderno.

Hattie piratea la tecnología utilizada por los mercenarios de Brixton y bloquea sus armas durante seis minutos. Eso les da a Hobbs y a su familia una ventana en la que pueden convertir su hogar en una verdadera fortaleza. Incluso cuando Brixton captura a Hattie, Hobbs y su familia usan varios coches para detener el helicóptero de Brixton.

PELEA EN LA PLAYA

Finalmente trabajando en equipo, Hobbs y Shaw se enfrentan a Brixton durante una tormenta en una playa, donde atacan el punto débil de Brixton: su estructura de robot. La pareja detiene al villano el tiempo suficiente para que Hattie extraiga con éxito el virus de su cuerpo y, cuando es evidente que Brixton ha perdido la batalla y no podrá proteger el virus, sus controladores desactivan su cuerpo, aparentemente matándolo. Aunque han salvado el mundo, la organización detrás de Brixton, llamada Eteon, promete regresar, preparando así el terreno para convertirse en el próximo villano de posteriores entregas.

REUNIÓN FAMILIAR

El final de la película muestra a Hobbs y Shaw en acción, por separado, pero tratando de lograr el mismo objetivo: restaurar sus relaciones familiares. Hobbs lleva a su hija a Samoa, donde conoce a su familia. Mientras tanto, la primera escena post-créditos muestra a Shaw y Hattie visitando a su madre, Magdalene Shaw, en prisión. El personaje de Helen Mirren está feliz de que dos de sus hijos se hayan reconciliado... y de que le lleven un regalo muy especial para sacar a la matriarca de la cárcel. Y es que sí, la presencia de Magdalene ya está confirmada para Fast and Furious 9.

Sin embargo, la amenaza de Eteon no se resuelve al final de la película. La misteriosa organización que desarrolló el virus quería liberarlo en un intento de eliminar a la población más débil, por lo que es probable que el grupo regrese para culminar su plan de acabar con parte de la humanidad.

REVELADORA ESCENA POST-CRÉDITOS

Al principio de la película aparece Ryan Reynolds, quien interpreta a un antiguo colega de Hobbs que se encarga de reclutarlo para la misión contra Brixton. En la segunda escena post-créditos, Reynolds aparece en una localización secreta llamando a Hobbs por teléfono, y en ella, además de 'spoilear' sin previo aviso el final de Juego de tronos, revela que está volcado en otra misión para salvar el mundo y le pide ayuda para hacer frente a esta amenaza global.

El propio Dwayne Johnson reveló vía Twitter que esta secuencia "daba pistas sobre el futuro equipo", por lo que todo apunta a que Reynolds también volverá en próximos filmes.

También hay una última escena post-creditos en tono eminemente cómico y, en principio, con pocas implicaciones en el futuro de la franquicia. En estar tercera secuencia extra, Shaw gasta una broma pesada a su 'colega' Hobbs al que manda un escuadrón de policía para que le sorprenda... en plena sesión de gimnasio. Así son estos chicos...