Así iba a ser la secuela de Guerra Mundial Z... que nunca verá la luz

Actualizado 02/09/2019 11:39:02 CET
Imagen de Brad Pitt en Guerra Mundial Z
Imagen de Brad Pitt en Guerra Mundial Z - PARAMOUNT PICTURES

MADRID, 2 Sep. (CulturaOcio) -

Aunque la secuela de Guerra Mundial Z nunca llegue a los cines, sí es posible imaginar cómo habría sido la fallida segunda entrega. El proyecto, cancelado por Paramount el pasado mes de febrero después de continuos retrasos en la producción y discrepancias en el presupuesto, tenía ya listo su base argumental, tal y como explicó uno de sus guionistas.

Mathew Michael Carnahan, encargado de la reescritura del libreto que adapta -de forma bastante libre- la novela homónima de Max Brooks, reveló en una entrevista a Movie Web sus ideas para la posible secuela. En ella, se narraría la vuelta a Estados Unidos de los protagonistas, y, tras estos eventos, la historia se cerraría con una tercera entrega.

El guionista comentó que leyó un primer borrador de J. Michael Straczynski sobre el que comenzó a trabajar. "Una reescritura de seis semanas que se convirtió en una odisea de dos años", dijo Carnahan en relación al complejo proceso de producción de la película protagonizada por Brad Pitt.

"Me sentí entusiasmado después de leer el guión de Straczysnky, y pensé automáticamente que debía ser la tercera película. Lo leí y era como el libro. Era un tipo que preguntaba a los veteranos de guerra diez años después para conocer sus experiencias", concretó el guionista respecto al proyecto inicial de la cinta antes de los cambios que se realizaron.

"Siempre me pareció una idea bastante interesante sobre lo que era el libro, pero eso debía ser una tercera parte en una trilogía. La primera película tenía que ser la guerra", sentenció Carnahan.

"Reescribí todo el guión porque pensé que si llamas a algo Guerra Mundial Z que no muestre la Guerra Mundial Z, va a dar la sensación de que estés engañando a toda la audiencia que no haya leído el libro", concretó el guionista.

"Mi idea para la segunda película era la vuelta a Estados Unidos, tal y como ocurre en el libro, y, finalmente, la tercera parte sería el libro, o la espina dorsal del libro, donde este tipo entrevista a gente sobre lo que pasó", concluyó.

UNA SECUELA IMPOSIBLE

"Dios se compadeció de nosotros, porque fue un rodaje muy duro. Pero funcionó. Después de tanto trabajo, no querían ver mi cara, y tenía que hacer otra cosa que no tuviera nada que ver con zombies", comentó Carnahan respecto a la malograda secuela. El guionista siguió un camino y Guerra Mundial Z otro... que le llevó a la cancelación.

La cinta iba a ser dirigida, en un principio, por J.A. Bayona, quien terminó abandonando el proyecto en 2016. Después, David Fincher fue el que se puso a los mandos de la producción, aceptando trabajar con un prespuesto menor a los 200 millones de dólares con los que contó Marc Frost en Guerra Mundial Z.

A pesar de las dificultades del proyecto, la película consiguió una respetable cifra de recaudación en taquilla, llegando a los 540 millones. Algo que propició el planteamiento de una secuela que no llegó a término y por la que Paramount nunca terminó de apostar.