¿Necesita Frank Underwood un nuevo nombre para House of Cards?

Actualizado 05/03/2016 19:19:10 CET
Kevin Spacey es Frank Underwood en House of Cards
NETFLIX

MADRID, 5 Mar. (EDIZIONES) -

   Una nueva polémica se cierne en torno a House of Cards, la serie de Netflix protagonizada por Kevin Spacey. Una compañía de Massachusetts ha asegurado ante las cortes que posee el registro del nombre de House of Cards, y quiere que la compañía deje de utilizar la frase, así como destruir cualquier material físico o digital que incluya la misma.

   D2 Holdings, una empresa con sede en Massachusetts, asegura poseer el registro legal del nombre de la serie. Los responsables de D2 aseguran que MRC II Distribution Company, la distribuidora de series, no registró la marca y que por lo tanto la propiedad intelectual de la misma les corresponde.

   D2 Holdings ha presentado una demanda por violación de una marca registrada, así como por competencia desleal, aunque en ningún momento se menciona el nombre de Netflix en la acusación. Según explica la demanda, MRC ha solicitado en varias ocasiones el derecho de explotación del título, y siempre ha sido rechazado por la Oficina de Patentes y Marcas de Estados Unidos.

   "A pesar de los repetidos fracasos de MRC para obtener el registro de marca de House of Cards, debido a la inscripción previa existente para la misma, la marca House of Cards es propiedad de otras entidades", afirma el abogado de D" William C. Saturley.

   Los ejemplos de las infracciones ennumeradas en la demanda incluyen la explotación de la marca House of Cards en diferentes productos de merchandising, como gorras y camisetas, así como las máquinas recreativas creadas por International Games Technology, que también aparecen reflejados en la demanda.

   D2 afirma que realizó el registro de House of Cards para productos y servicios en 2009, y sólo ha autorizado a la empresa Granary Way Media para su explotación. GWM produce un programa radiofónico llamado House of Cards que habla sobre la industria del juego y los casinos.

   Si D2 gana el juicio, los pagos por daños y perjuicios podrían ser inmensos. La compañía está demandada por daños reales, que se triplicarían por ser una reivindicación de marca. Además se incluiría una cantidad por daños punitivos que sería determinada en el juicio. Los responsables de MRC y Netflix se han negado a hacer comentarios al respecto.