Juego de tronos: El futuro de Jaime Lannister está ligado a un esperado regreso

Actualizado 19/10/2015 15:49:06 CET
Jaimie Lannister
Foto: HBO

MADRID, 19 Oct. (EUROPA PRESS) -

Juego de tronos tiene preparada otra gran misión para Jaime Lannister en su sexta temporada. Si en la quinta vimos cómo el Lord Comandante de la Guardia Real abandonara sus labores en Desembarco del Rey, y la trama de los libros de George R.R. Martin, para atender asuntos en Dorne, ahora nuevas imágenes del rodaje apuntan a que la serie de HBO retomará la trama literaria del personaje al que da vida Nikolaj Coster-Waldau.

El destino que Juego de tronos tiene preparado para el hombre de la mano de oro en la sexta temporada esta ligado, parece que inevitablemente, al regreso de un viejo conocido. Se trata de Brynden Tully, el personaje más conocido como el Pez Negro al que da vida Clive Russell.

Los eficientes informadores de Los Siete Reinos, revelan que el actor ha sido visto en el rodaje de Juego de Tronos en Irlanda del Norte, donde está ubicado el set de rodaje que recrea Aguasdulces. La última vez que vimos Brynden fue allá por la temporada 3 durante la funesta Boda Roja. El Pez Negro logró escapar de la tremenda emboscada que los Frey los Bolton dispensaron a los Stark.

Ahora, y si la serie sigue la trama de los libros, Brynden aparecerá atrincherado en el castillo de su familia, que defiende del asedio terrible de sus enemigos. Un asedio con el que intentará acabar... ¡¡exacto!! Jaime Lannister.

La serie recuperará así una de las tramas principales del libro Festín de Cuervos -ya ampliamente superado en algunas de las líneas argumentales de la ficción de HBO- en la que nos encontramos con el feudo de los Tully asediado por las fuerzas combinadas de la Casa Lannister y la Casa Frey.

Tras los expeditivos servicios prestados en La Boda Roja, los de Roca Casterly, que siempre pagan sus deudas, no cejan en su empeño de borrar del mapa de poniente a la Casa Tully para colocar a los Frey como Señores de Aguasdulces. Allí, con escasas fuerzas, resiste el Pez Negro, que haciendo gala de su arrojo y testarudez habitual no contempla la rendición y está dispuesto a morir matando.