Publicado 02/03/2021 11:57CET

Emotivo adiós de Pablo Motos a Quique San Francisco: "Ha muerto mi amigo, el que me enseñó a estar en un escenario"

Emotiva despedida de Pablo Motos a Quique San Francisco: "Se ha muerto mi amigo"
Emotiva despedida de Pablo Motos a Quique San Francisco: "Se ha muerto mi amigo" - ANTENA 3

   MADRID, 2 Mar. (CulturaOcio) -

   Pablo Motos despidió a su compañero y amigo Quique San Francisco, que falleció este lunes 1 de marzo a causa de una grave neumonía bilateral que le mantuvo hospitalizado durante dos meses, con un emotivo mensaje en su programa. "Era noble, era buena persona y era muy valiente. Delante de él nadie cometía una injusticia", destacó Motos al inicio de 'El Hormiguero' en un emotivo discurso en el que aseguró que "ser actor es difícil pero ser una leyenda como él lleva toda una vida".

   "Esta tarde se ha muerto mi amigo Enrique San Francisco y quiero hablar de él", comenzó motos al arranque de su programa en Antena 3. "Él me enseñó a estar en un escenario, me enseñó a sobrevivir en Madrid, a entender a los artistas y hasta qué extremo una persona puede ser libre. Tú puedes ir a trabajar, tener un horario, obedecer a tu jefe... o no. Si no te da la gana no, y a Enrique no le dio la gana. Y como era libre decidió vivir por el lado salvaje de la vida", afirmó Motos.

   Tras asegurar que aquellos que estaban cerca del que durante años fuera su compañero en 'El Club de la Comedia' "nunca" se aburrían porque "a veces no tenía dinero, a veces le cortaban la luz, a veces se metía en problemas..." Motos reveló que por muy mal que le fueran las cosas "si le preguntabas cómo estabas siempre decía que 'bien'".

   "Era un genio y un sabio. En una época quedábamos en su casa para beber cerveza y jugar a la Xbox. Estábamos jugando y cuando se ponía gracioso soltaba unos chistes que eran infinitamente mejores que los que le escribíamos para 'El Club de la Comedia'. Un día, después de un chiste de esos brutales le dije que si trabajara... y respondió: 'No digas barbaridades'", rememoró Motos despertando la carcajada del público.

   Tras reconocer que "la casa de Enrique que estaba siempre llena de gente a veces muy dudosa y peligrosa", recordó una de las grandes enseñanzas de San Francisco: que debía "conocer a gente de todas partes", porque él no necesitaba tener un barco, sino "solo tener un amigo con un barco".

"TAMBIÉN ERA UN HÉROE"

   "Un día le indemnizaron con mucho dinero, porque le atropellaron y le destrozaron la pierna, y le dije que aprovechara para pagar las deudas pero me dijo que si le pagaban 100 millones él se gastaría 110. Su padre, que estaba justo al lado, le dijo: 'Muy bien Enrique'", recordó.

   Emocionado, Motos aseguró que el fallecido actor "te robaba el corazón para siempre" desde que le conocías y destacó que era "noble, buena persona, solidario y muy valiente". "Delante de él jamás se cometía una injusticia. Le daba igual perder el trabajo o meterse en una pelea. Jamás nadie cometió una injusticia en su presencia, porque también era un héroe", señaló.

   "Ser actor es difícil pero ser una leyenda como él lleva toda la vida. No he conocido a nadie que se haya cruzado cinco minutos con él y no te cuente una historia alucinante después", sentenció Motos que aseguró que el gran premio que recibió San Francisco de la vida fue "libertad, aventura y un espíritu indestructible".

   Para finalizar su despedida, el presentador recordó la que calificó como la "última gamberrada" de Quique San Francisco: el anuncio de las pasadas Navidades. "Todos le recordaremos con la imagen más impresionante de esta Navidad, Enrique con su capa y su guadaña riéndose de la muerte. Seguramente esa fue su última gamberrada", concluyó