Actualizado 18/12/2020 20:33 CET

El Cid: Árbol genealógico de Fernando I y Sancha, los Reyes de León en la serie de Amazon

El Rey Fernando I la reina Sancha de León en la serie El Cid
El Rey Fernando I la reina Sancha de León en la serie El Cid - AMAZON PRIME VIDEO / IRENEMERITXELL - Archivo

   MADRID, 18 Dic. (CulturaOcio) -

   Ya está disponible en Amazon Prime Video la primera temporada de El Cid, la serie protagonizada por Jaime Lorente en la que el actor se mete en la piel de Rodrígo Díaz de Vivar, el legendario guerrero y héroe conocido como 'El campeador'.

   Cinco épicos capítulos que relatan la juventud de Ruy, su ascenso hasta convertirse en un caballero y símbolo y cómo se vio en vuelto en las intrigas de la corte del Reino de León. Un reinado, el de Fernando I de León (interpertado por José Luis García-Pérez) y Sancha de León o Sancha I (a la que da vida Elia Galera) que no fue ni mucho menos tranquilo.

   La figura de Fernando, hijo de Sancho Garcés III de Pamplona, despierta recelo entre los nobles leoneses... que llegan a referirse a él como un usurpador y no aceptan que alguién de otro reino ocupe su trono. De hecho, la temporada de la serie de Amazon arranca con la conspiración para acabar con al vida del rey y devolver el poder a Sancha, una auténtica leonesa de cuna.

   Unas tramas palaciegas en las que también juegan un papel esencial sus cinco hijos, Urraca de Zamora (Alicia Sanz), Sancho (Francisco Ortiz), Elvira de Toro (Lucía Díez), Alfonso de León (Jaime Olías) y García de Galicia (Nicolás Illoro).

   Fenando y Sancha de León y sus cinco hijos forman el núcleo duro de una corte en la que también destala la influencia de otras figuras, como el oscuro Conde Flaín de León (Carlos Bardem), el ladino Obispo Don Bernardo (Juan Echanove) o el propio Don Rodrigo, el abuelo del protagonista al que da vida Juan Fernándo. Tres conspiradores que se unirán para intentar recuperar un trono que creen que les ha sido usurpado a los leoneses.

   Pero además de los enemigos internos, Fernando también tiene que hacer frente a las amenazas externas. En una península dominada en su mayor parte por los musulmanes en la que Al-Andalus suponía prácticamente la mitad del territorio y en la que las escaramuzas entre reinos (entre musulmanes y cristianos, pero también entre los propios reinos cristianos) eran constantes y las fronteras muy cambiantes, la mayor amenaza llega desde Navarra, personificada en su propio hermano, El Rey Ramiro de Aragón (Ginés García Millán).

    Serán sus ansias por poner en jaque a su propio hermano -ambos eran hijos de Sancho Garcés III de Pamplona- y dinamitar la paz y acuerdos con los musulmanes las que obliguen a Fernanzo a tomar la iniciativa y desplegar a sus hijos para intentar mantener la paz... o ganar la guerra.

Para leer más