Actualizado 07/06/2015 18:21 CET

Paul McCartney dejó el cannabis por sus hijos y nietos

Paul Mccartney
Foto: GETTY

MADRID, 7 Jun. (CulturaOcio) -

   Sin duda no faltan motivos para que una persona deje el cannabis, y Paul McCartney los encontró en su familia. El ex-Beatle ha reconocido que sus hijos y nietos tuvieron mucho peso en su decisión de dejar de fumar marihuana.

   Como toda estrella del rock que se precie, McCartney fue consumidor habitual de cannabis e incluso fue detenido por ello hace 35 años. Un consumo que pertenece al pasado, según ha desvelado esta semana en una entrevista para LiverpoolEcho.

   "La última vez que fumé fue hace mucho tiempo", ha afirmado el músico antes de explicar sus razones: "¿Por qué? Lo cierto es que en esos días yo realmente no quería convertirme en un ejemplo para mis hijos y nietos".

   "Volviendo atrás, yo solo era un chico de Londres y los niños eran pequeños, así que solo intentaba mantenerlo lejos de sus caras", ha relatado McCartney.

   "Pero hoy creo que sí era una cuestión de no convertirse en un mal ejemplo. Así que en lugar de fumar un porro, a partir de ahora me tomaré un vaso de vino tinto o una margatita", ha explicado.

DETENIDO POR POSESIÓN DE CANNABIS

   McCartney, al igual que el resto de los integrantes de The Beatles, tuvo su primer contacto con el cannabis gracias a Bob Dylan. El intérprete de Blowin' in the Wind les llevó a probar la marihuana en agosto de 1964, en el Hotel Delmonico.

   Desde ese momento, su afición por el cannabis le ocasionó algunos problemas en Suecia en 1972 y en 1984 durante unas vacaciones en Barbados.

   Asimismo, en 1980 pasó en prisión nueve días, después de que encontraran cannabis en su equipaje cuando intentaba entrar en Japón.