Nick Cave pone el broche de oro a la edición más multitudinaria del Primavera Sound

Actualizado 26/05/2013 21:02:41 CET
DANI CANTÓ

El Primavera Sound no para de crecer. La edición que acaba de terminar ha congregado a nada más y nada menos que 170.000 asistentes, un récord para este festival, que desde el pasado lunes 20 de mayo y hasta el sábado día 25 ha celebrado cerca de 235 actuaciones, en las que han destacado los conciertos de Blur, Nick Cave and The Bad Seeds, My Bloody Valentine, Tame impala, Los Planetas y Phoenix.

La organización viaja ahora a Oporto, donde se celebra el próximo fin de semana la edición gemela de este festival, que cumple ahora su segundo año y que promete continuar por mucho tiempo.

La última jornada del Primavera Sound de Barcelona ha tenido dos broches de oro. Por un lado, la emocionante actuación de Nick Cave and The Bad Seeds y por otro el anunció que apareció en todas las pantallas a media noche: Neutral Milk Hotel es el primer grupo confirmado para la edición de 2014, cuyas entradas estarán a la venta el próximo 3 de junio. Esta noticia fue recibida con ilusión por parte de muchos asistentes, ya que la banda ha permanecido ausente del panorama musical durante mucho tiempo.

El proyecto liderado por Nick Cave ha sido para muchos una de las actuaciones más rockeras y enérgicas del festival, en las que el músico y sus famosas "malas semillas" han lanzado al público latigazos de furia, propias de la oscuridad que emerge de las letras y melodías del australiano. La banda ha publicado recientemente 'Push the sky away'.

LOS PLANETAS

Si el viernes fue el momento de los himnos anglosajones de Blur, el sábado fue el momento de himno generacional español por excelencia: Los Planetas. El público nacional (que apenas superaba la mitad del público) se congregó en el escenario Primavera para ver a Jota y su corte interpretar íntegro su tercer disco, 'Una semana en el motor de un autobús', que cumple ahora 15 años.

La sensación de incertidumbre que había entre el público ante el concierto que iban a ofrecer los de Granada era evidente, pero finalmente nadie dudó en acercarse y corear 'Segundo premio', 'La playa', 'Toxicosmos' y 'La copa de Europa'.

Momentos después, gran parte de los allí presentes acudieron a presenciar el festín de ruido, muro de sonido y distorsión que iban a protagonizar My Bloody Valentine. A diferencia del show que ofrecieron en este festival en 2009, en esta ocasión el público pudo prescindir de los tapones y disminuir la distancia prudencial respecto al escenario.

LA LOCURA DE DAN DEACON

La nota divertida de la noche la puso el norteamericano Dan Deacon. Acompañado por dos baterías y por numerosas máquinas y otros cachivaches, convirtió su concierto en un ameno concurso de baile "sin fin", en el que quien era eliminado debía de ser reemplazado por otro. Todo ello en tan solo 15 segundos, con el fin de que el público comprobara "la distorsión" que tienen del tiempo. Además de la locura perenne del artista, también sonaron algunos de los cortes de su aclamado 'America'.

Apparat llegó al auditorio con una propuesta alejada de las pistas de baile que suele transitar. El proyecto llevaba por título 'Krieg und Frieden' y fue creado para acompañar la obra 'Guerra y paz', de Tolstoi. Acompañado solo por un violinista, un cellista y un teclista fue capaz de recrear la composición original que creo para más de 30 músicos para la representación teatral de esta obra. El resultado fue emocionante: