Actualizado 19/06/2020 15:39:55 +00:00 CET

Más de 600 grandes artistas piden ayuda al Congreso para salvar las salas de conciertos de Estados Unidos

Chris MArtin, de Coldplay, durante una actuación.
Chris MArtin, de Coldplay, durante una actuación. - MPIFM/CAPITAL PICTURES - Archivo

MADRID, 19 Jun. (CulturaOcio) -

Lady Gaga, Dave Grohl y Billie Eilish son algunos de los 600 grandes artistas que han firmado una carta abierta dirigida al Congreso de Estados Unidos reclamando su ayuda para salvar las salas de conciertos independientes de aquel país.

The National Independent Venue Association (NIVA) ha publicado la lista con todos los firmantes, que incluye también a Neil Young, Madison Beer, Robert Plant, Alice Cooper, Willie Nelson o Coldplay.

La carta pide al Gobierno apoyo financiero para más de un millar de salas independientes que siguen totalmente cerradas y sin actividad desde marzo debido a la pandemia del coronavirus.

"Sabremos que Estados Unidos está de vuelta cuando nuestras salas de conciertos estén repletas de fans disfrutando con seguridad de los conciertos", plantea el texto, recogido por el NME.

Y añade: "La experiencia de la música en vivo está indisolublemente ligada al tejido cultural y económico de nuestra nación. De hecho, el 53% de los estadounidenses -es decir, 172 millones de nosotros- asistieron a un concierto el año pasado".

View this post on Instagram

Artists’ Letter to Congress #saveourstages #niva

A post shared by NIVA (@nivassoc) on

Por eso, los firmantes piden al Congreso que apoye a la NIVA para que estos "lugares tan queridos puedan reabrir cuando sea seguro y dar la bienvenida" a los artistas y a sus seguidores nuevamente.

"El colapso de este elemento crucial en el ecosistema de la industria de la música sería devastador", plantea la carta, que recuerda que estas salas fueron las primeras en cerrar por el confinamiento y serán las últimas en poder retomar su actividad.

Mientras tanto, no tienen ningún tipo de beneficio con el que afrontar los gastos que no se pueden dejar de pagar: alquiler, impuestos, mantenimiento o seguros. Sin ayuda, un altísimo porcentaje de estas salas tendrá que cerrar definitivamente.

Para leer más