Actualizado 13/08/2013 12:28:04 +00:00 CET

Homenaje o atentado: Las peores versiones de la historia

Ramoncín
EUROPA PRESS

Por David Gallardo

Cuando un artista se atreve a versionar a otro, por lo general es debido a cierta admiración más o menos evidente. En ocasiones los resultados son interesantes y notables, aunque también hay (muchos, demasiado) perturbadores casos de juzgado de guardia en los que el despropósito es profundamente inexplicable.

¿Por qué? ¿Cómo es posible? ¿Era necesario? Preguntas que inevitablemente el oyente se hace al enfrentarse a mastodónticos destrozos de grandes clásicos (cada uno a su manera) del pop y del rock. No es que vayamos a buscar respuestas a esos interrogantes, pero al menos sí vamos a recordar algunos ejemplos sangrantes.

AZÚCAR MORENO VS THE ROLLING STONES

Las hermanas Salazar (Toñi y Encarna) no parecen a priori grandes fanáticas de Mick Jagger y compañía, pero por algún oscuro motivo se vieron en la necesidad de triturar el clásico 'Paint it Black' hasta convertirlo en esta electro-rumba-pop con sabor a cubalibre y disco pub de carretera.

DAVID HASSELHOFF VS MADONNA

Que Hoff es un sinvergüenza y un caradura (y un cachondo, qué demonios) ya estaba más o menos claro. Pero cuando le dio por cantar 'La Isla Bonita' de Madonna el mundo ya no sabía qué pensar en realidad de Michael Knight y Mitch Buchannon reconvertido en un Tony Bennett de mercadillo.

PIGNOISE VS PIMPINELA

La banda de pop distorsinado del ex futbolista Álvaro Benito no se sonroja ni un poquito al eliminar toda la pasión del clásico de Pimpinela 'Olvídame y pega la vuelta'. En sus manos pierde toda credibilidad y se queda en una queja verbenera.

RAMONCÍN VS NIRVANA

Menuda montó Ramón hace unas temporadas al interpretar el 'Come as you are' de Nirvana en televisión. Poco menos que un escándalo de proporciones tan épicas como incontrolables e impredecibles. Lo cierto es que suena cuanto menos 'raro' desde que empieza y uno tiene la certeza de que la cuestión no va a mejorar. Se te queda como mal cuerpo y todo, a pesar de haberla escuchada ya decenas de veces.

LOS SOBRAOS VS OASIS

Atención, porque en este caso podríamos estar ante una absoluta genialidad más que ante un despropósito. El inglés macarrónico convierte esta adaptación rumbera y callejera de 'Wonderwall' en icónica, al tiempo que aporta una juerga de la que la original carecía. Se te van los pies y se te escapan las palmas pero... no.

TAKE THAT VS NIRVANA

Y otra vez Nirvana, sin duda una de las bandas más versionadas en las últimas décadas. Musicalmente ésta podría tener un pase, pero ver a Gary Barlow arrancándose la camisa en plan Camarón durante el riff inicial es demasiado perturbador. El espíritu de la canción compuesta por Kurt Cobain queda absolutamente pisoteado en apenas 30 segundos. Pero las fans como locas, qué cosas.

MELENDI VS THE ROLLING STONES

Los Stones también han sufrido en sus carnes bastantes atentados musicales. Esta versión empieza bien, calcando sin mayor problema los acordes de la introducción. Cuando el asturiano entra a cantar un gatito muere en la otra parte del mundo. No es que sea todo un desastre, pero sí desasosegante. Los fans de los Stones sencillamente no le tienen cariño después de esto.

PITINGO VS NIRVANA

A estas alturas ya ha quedado claro la fijación de los vivos por provocar que Kurt se revuelva en su tumba. Otro que se sumó a la lista de desatinos fue Pitingo, con una letra como para quemar contenedores por las calles de Seattle: "Aquí estamos un gitano, un albino, un mulato y un latino".

BEBE VS NIRVANA

La extremeña también se atreve con 'Smells Like Teen Spirit', constatando que Nirvana tendrían un jugoso reportaje para ellos solos. El tempo jazzístico propuesto por Bebe es interesante, pero los rockeros de la aldea global siguen colapsando las urgencias con todo tipo de síntomas preocupantes cada vez que la escuchan, requiriendo todo tipo de exorcismos varios.

ENRIQUE IGLESIAS VS NACHA POP

Desatino, dislate, disparate, inconveniencia, equivocación y, en definitiva, error. No parece lógico que alguien obtenga éxito destruyendo sin sonrojarse uno de los mayores clásicos del pop español de todos los tiempos. Pero así es. Menudo mundo loco.