La controvertida entrevista a José María Cano en la que reaparece hablando de todo sin cortarse un pelo

La controvertida entrevista de José María Cano en la que reaparece hablando de t
GETTY IMAGES FOR LARAS / DAVID BECKER - Archivo
Actualizado 26/02/2019 13:58:57 CET

MADRID, 26 Feb. (CulturaOcio) -

José María Cano (Madrid, 1959) no es amigo de las entrevistas, pero ha decidido conceder una coincidiendo con su 60 cumpleaños -a los que ha llegado este 21 de febrero-, en la que habla sobre todo sin pelos en la lengua.

"Vivimos una época tan blandita que se están amariconando hasta los gays" es el titular escogido por el diario El Mundo para encabezar esta entrevista con el exmiembro de Mecano, ahora centrado en su faceta de pintor en su refugio en la isla de Malta, desde donde avisa de que esta será su última entrevista en diez años.

Así, tras afirmar que el eterno retorno de España a la Guerra Civil es "amor más allá de la muerte", asegura que el mayor pecado de los españoles es la inconsecuencia: "Criticamos con animosidad exacerbada cosas que a la vez practicamos con fruición". Y después afirma tajante que "los catalanistas son más españoles que los españoles".

Se refiere también a la polémica en la última edición de Operación Triunfo con la palabra "mariconez" de la canción de Mecano Quédate en Madrid, a la que responde refiriéndose a "las juventudes de OT", que "cerraron el programa clamando: '"¡Estupidez, estupidez!' Unísonos como una sola garganta: '¡Estupidez, estupidez!' Suplicantes. Como el pueblo judío imploraba el maná en el desierto. Ya te digo... como si hubiera poca estupidez y hubiera que pedir más a voces. La gente... es que ya no se conforma con nada. Todo les parece poco. Hasta su propia estupidez".

Sorprendentemente, deja José María la puerta abierta a un hipotético regreso de Mecano, pues a la pregunta directa sobre la cuestión responde con un sencillo "no lo sé". "Lo que tenga que ser irá siendo. Tener deseos es sentarse encima de la vida. Tener miedo es sentarse debajo. Así que estamos más guapos de pie y agarrados de su mano", remata.

Contador