12 canciones que merecieron ganar el Oscar... pero no

U2
GETTY IMAGES / KEVIN WINTER - Archivo
Actualizado 24/02/2019 11:51:36 CET

MADRID, 24 Feb. (CulturaOcio - David Gallardo) -

Este domingo se celebra en el Teatro Dolby de Los Angeles (Hollywood, California) la 91º edición de los Premios Oscar que, como es tradición, dejará un ramillete de ganadores y un reguero de pisoteados perdedores.

Los aspirantes en la categoría de Mejor Canción Original son Kendrick Lamar (con All the stars para Black panther), Diane Warren (con I'll fight para RBG), Marc Shaiman (con The place where lost things go para El Regreso de Mary Poppins), Lady Gaga (con Shallow para Ha Nacido una Estrella) y David Rawlings (con When a cowboy trades his spurs for wings para La Balada de Buster Scruggs).

Mientras cada uno va haciendo piña con su favorita, repasamos una docena de composiciones que ganaron el premio a la Mejor Canción Original aunque no lo merecían. No pueden ganar todas, no es que fueran malas composiciones, pero triunfaron por encima de otras que se quedaron injustamente sin su galardón.

TALK TO THE ANIMALS (1967)

No hay palabras para explicar la etérea elegancia de Dusty Springfield cantando 'The Look of Love', canción compuesta por Burt Bacharach en 1967 para la película de la saga de James Bond Casino Royale. Pero los académicos no estaban sintonizados en la misma onda y encumbraron a Rex Harrison y su canción 'Talk to the Animals', perteneciente a la versión original de Dr Doolittle. ¿Cómo?

THE MORNING AFTER (1972)

'The Morning After' fue el gran éxito, con Oscar incluido, de la cantante Maureen McGovern, perteneciente a la cinta 'La aventura del Poseidón'. Pero convengamos que resulta cuanto menos increíble que ninguna de las canciones originales de 'Cabaret' estuvieran nominadas. Eso sí, 'Cabaret' fue distinguida como Mejor Película, Mejor banda sonora adaptada, Mejor sonido, Mejor actriz principal (Liza Minelli) y así hasta ocho premios.

THE WAY WE WERE (1973)

¿Cómo discutir el poder de una película protagonizada por Robert Redford y Barbra Streisand? ¿Más aún si cuenta con una emotiva balada interpretadaa por la mencionada enorme diva? Bien, discutámoslo con pirotecnia y con toda la fanfarria posible a través del 'Live and Let Die' de Paul McCartney, que bien mereció ese año el Oscar con su ruidosa aportación a la saga de James Bond.

YOU LIGHT UP MY LIFE (1977)

Liza Minelli no fue ni nominada por su interpretación de 'New York, New York', la ahora celebérrima canción, que en su momentó formó parte de la banda sonora de la película del mismo título dirigida por Martin Scorsese. Los académicos estuvieron un tanto despistados, por tanto, y el Oscar terminó siendo para esta olvidable canción de Joseph Brooks interpretada por Debby Boone. ¿Por quién? Por Debby Boone.

LET THE RIVER RUN (1988)

Por algún motivo desconocido, Carly Simon obtuvo el Oscar a la Mejor Canción en la edición de 1988 con este tema para 'Armas de Mujer', venciendo a un clásico de la talla del 'Two Hearts' de Phil Collins, incluido en la película 'Buster'. Ese año el inglés se quedó con las ganas y se conformó a la fuerza con el Globo de Oro... que tuvo que compartir con Carly.

SOONER OR LATER (1990)

Stephen Sondheim ganó el Oscar a la Mejor Canción Original por 'Sooner or Later' para la película 'Dick Tracy', inmortalizada por Madonna. La Academia perdió ahí la oportunidad de premiar a Jon Bon Jovi, quien aportaba su composición solista 'Blaze of Glory' para la banda sonora de 'Young Guns II'. Una composición clásica en la historia del rock de aquellos años y que aún miles de personas corean en estadios de todo el mundo cuando la interpreta con su banda Bon Jovi.

A WHOLE NEW WORLD (1992)

El poder de Disney es infinito en Hollywood. Solo así se explica que esta canción de la película 'Aladdin' se impusiera al ciclón originado por 'El Guardaespaldas' de Whitney Houston (y su Kevin Costner), que concurrió en 1992 con dos nominaciones, por las canciones 'Run to you' y 'I have nothing' -'I will always love you' no podía ser, puesto que es original de 1973 y obra de Dolly Parton-. Era el momento de Whitney y se lo arrebataron.

COLORS OF THE WIND (1995)

El tema principal de 'Pocahontas' fue interpretado originalmente por la actriz Judy Kuhn, y después popularizado por Vanesa Williams. En esta ocasión el Oscar se lo llevó más que nada para que no repitiera Bruce Springsteen (quien ya lo había ganado en 1993) y para no dárselo a Bryan Adams, que sin duda lo merecía más por su romanticismo aflamencado en 'Have you ever really loved a woman?', que contaba incluso con la aportación de Paco de Lucía. ¡De Paco de Lucía!

WHEN YOU BELIEVE (1998)

Puestos a galardonar una balada pastelosa, fue una mala elección optar por 'When you Believe', compuesta por Stephen Schwart para 'El príncipe de Egipto', más que nada porque por ahí estaba 'I don't want to miss a thing' de unos Aerosmith que jamás en sus años de desenfreno más loco (ay, aquellos maravillosos setenta) se hubieran imaginado a sí mismos recogiendo un Oscar. Habría sido una opción mucho más refrescante que Mariah Carey y Whitney Houston, eso desde luego (aunque lo de Whitney era de justicia tras el vacío de 'El Guardaespaldas').

YOU'LL BE IN MY HEART (1999)

En honor a la verdad, Phil Collins tenía todas las que ganar al aliarse con Disney para hacer la canción de la película animada de 'Tarzán'. Pero vamos a ver, ya que la Academia se atrevió a nominar 'Blame Canada' de South Park, era el momento de haber tirado la casa por la ventana y premiar a sus irreverentes autores, Marc Shaiman y Trey Parker.

MAN OR MUPPET (2012)

En un año especialmente triste, solo dos canciones fueron nominadas a la categoría de Mejor Canción Original: las de las películas 'The Muppets' y 'Rio'. Ganó la de los Muppets, interpretada por los protagonistas Jason Segel y Peter Linz. Madonna con su 'Masterpiece', perteneciente a la banda sonora de su propia película W.E., ganó el Globo de Oro. Pero en los Oscar estaban a lo suyo.

LET IT GO (2013)

La canción principal de 'Frozen' no debió llevarse el Oscar, más que nada porque así se habría evitado la infinitamente dolorosa tabarra de escucharla cientos de millones de veces (aunque Demi Lovato no opine igual, evidentemente). 'Let it Go' se impuso a la igualmente plasta 'Happy' de Pharrell Williams, otra favorita frente a las desde luego mucho más recomendables canciones de Karen o U2 (quienes perdieron por segunda ocasión).