Dragon Ball Super despide a otro poderoso luchador del Universo 7 en el épico capítulo 128

Dragon Ball Super 128
TOEI
Actualizado 18/02/2018 15:44:12 CET

MADRID, 18 Feb. (CulturaOcio) -

El episodio final de Dragon Ball Super está cada vez más cerca y el Torneo de Poder no deja de sorprender con cada nuevo minuto. Solo puede quedar uno, y los seguidores del anime lo saben. El capítulo 127 ya se llevó consigo a uno de los miembros restantes del Universo 7, y para sorpresa de muchos el 128 ha seguido la misma línea. Está claro, la batalla final se decidirá en un épico uno contra uno.

((ATENCIÓN: ESTA NOTICIA CONTIENE SPOILERS))

El episodio 128 de Dragon Ball Super comienza con un breve resumen del anterior, en el que hay que recordar, Androide 17 se sacrificó para evitar que Goku y Vegeta fueran eliminados definitivamente del Torneo de Poder. Con los saiyan todavía de luto por la pérdida de su compañero, continúa el enfrentamiento contra un cada vez más imponente Jiren, opinando que la heroica acción de su amigo no les servirá de nada.

El líder y único luchador restante del Universo 11 continúa pensando que su poder está todavía muy por encima del resto de competidores, una idea cada vez más extendida también entre gran parte de los seguidores del anime. El que no hace tanto tiempo se enarbolaba en la bandera de la justicia en el multiuniverso, parece haber olvidado sus principios éticos, y es que se encarga también de recriminar a Goku que no importa cuantas "personas débiles" reúna en su contra, pues caerán sin esfuerzo.

Vegeta, en un alarde insensato de valor comienza a golpear a Jiren, pero debido a la falta de fuerzas ni si quiera es capaz de alcanzar su estado de Super Saiyan. Esto, como no podía ser menos, se convierte en el foco de las burlas de Jiren, que no duda en ridiculizarle. Tras un asalto que apenas roza al líder de las Tropas del Orgullo, éste golpea al príncipe saiyajin arrastrándole por los límites de la arena de combate.

Un golpe certero y efectivo, aunque no lo suficiente para acabar con un Vegeta enfurecido y convencido de que el Universo 7 es el que debe hacerse con la victoria, a costa de lo que sea. Una vez más se pone en pie y lanza su ofensiva contra Jiren, tomando fuerza de sus recuerdos con Cabba y la promesa que le hizo de devolver a la vida al Universo 6. También recuerda el tiempo que pasó con Bulma y Trunks, así como la primera vez que sostuv a Bulla entre sus brazos.

Una vez más carga contra Jiren, y una vez más es devuelto a la arena de un golpe. Vegeta asegura sentir como su cuerpo se hace añicos, aunque todo es poco mientras el objetivo sea eliminar a su enemigo. En cualquier caso, los esfuerzos del saiyan no conseguían en este punto otra cosa que debilitarle cada vez más. Es entonces cuando comienza a escuchar la voz de Belma, animándole y asegurándole que todos confían en él, y para sorpresa de los espectadores, vuelve a ponerse en pie.

Incluso Jiren queda perplejo ante semejante demostración de resistencia, aunque eso no le impide asestarle su golpe definitivo. Es entonces cuando Vegeta, derrotado, pide disculpas a sus compañeros y familiares que le observaban desde fuera del campo de batalla, y en un intento desesperado por aprovechar la poca fuerza que le quedaba, se la otorga en su totalidad a Goku, quedando definitivamente eliminado del Torneo de Poder.

Ahora el más poderoso de los saiyan cuenta con una nueva oportunidad, y es que la energía de Vegeta le ha permitido volver a ponerse en pie. Continúa así sus ataques contra Jiren que, al igual que con Vegeta, le asesta un golpe tal que le provoca incluso la pérdida de su forma de Super Saiyan Azul. Los fans de Dragon Ball saben bien que es difícil hacer que Goku pierda la fé, y no es menos en esta ocasión cuando él mismo sabe que todos confían en él.

Goku recibe un último puñetazo en los límites de la arena, que lleva a pensar incluso a los Dioses de la Destrucción que su eliminación es más que probable. Cuando todo parecía perdido, Goku escucha la voz de Vegeta animándole a continuar, y para sorpresa de los presentes es entonces cuando no solo esquiva el último golpe de Jiren, sino que comienza a transformarse.

Muchos creían que no lo iban a volver a ver pero se equivocaban. Goku ha logrado alcanzar de nuevo la forma de Ultra Instinto, y probablemente ya bajo su control absoluto. Ahora sí puede hablarse de igualdad de condiciones. Quedan dos minutos de Torneo, y solo puede quedar uno.