VÍDEO: Paul McCartney y James Corden recorren Liverpool en el emotivo y formidable nuevo episodio de Carpool Karaoke

JAMES CORDEN Y PAUL MCCARTNEY
CARPOOL KARAOKE
Actualizado 22/06/2018 11:31:27 CET

MADRID, 22 Jun. (EDIZIONES) -

Paul McCartney está de vuelta con dos nuevos singles y un nuevo álbum anunciado para septiembre. Justo por eso, el Beatle es el protagonista del fantástico y más reciente capítulo del Carpool Karaoke de The Late Late Show with James Corden.

Durante 23 minutos, la pareja habla dentro del coche, como es habitual, aunque en esta ocasión el paseo tiene lugar por las calles de Liverpool, la ciudad de natal de Paul y donde los Beatles comenzaron a forjar su leyenda a principios de los años sesenta del siglo pasado.

Como no podría ser de otra manera, la primera canción que ambos cantan con emoción es Drive my car. Mientras tanto, Corden conduce hasta Penny Lane, la calle que inspiró otro de los temas más populares del cuarteto británico.

Y se bajan del vehículo, firman el letrero de la calle -ya de por sí repleto de pintadas relacionadas con los Beatles-, pasean saludando a los lugareños e incluso se adentrar en algunos negocios locales, como la barbería mencionada en la letra de Penny Lane. No faltan los selfies con la gente claramente sorprendida.

El recorrido por los lugares que marcaron la juventud de Paul en Liverpool llega acto seguido a la casa donde vivió en su infancia con su familia, donde empezó a escribir música con John Lennon, la cual no había visitado en medio siglo. Los recuerdos se agolpan en la memoria del músico, haciendo de este pasaje algo verdaderamente emotivo, histórico y también divertido.

Los fans y curiosos se enteran de lo que está pasando y se agolpan en la puerta esperando la salida de Paul, como le pasaba en sus años de juventud. Quizás por ese recuerdo, se sienta al piano para cantar un poquito de When I'm 64, canción de los Beatles que adquiere otra dimensión ahora que el músico acaba de cumplir 76 años.

Tras saludar al gentío en la puerta de la casa, vuelven al coche para dirigirse hacia su siguiente destino cantando Blackbird. Después de este rato de emociones, se retoma el punto más desenfadado con la pareja cantando la rockera Come on to me, una de las dos canciones que ya hemos podido escuchar del próximo disco del británico.

Así acaban en un pub de Liverpool con Paul dando un concierto 'sorpresa' con su banda habitual ante un público sorprendido mientras lo goza con A hard day's night, Obladi Oblada, Love me do, Back in the URSS y tantas otras viejas canciones de los Beatles. La voz se va corriendo y el pub pogresivamente se va llenando de gente con ganas de fiesta.

Para cuando el músico entona Hey Jude al piano el pub es ya un desaparrame y todos los presenten disfrutan del momento cantando y bebiendo cervezas juntos. El coro colectivo final es el épico colofón para el mejor episodio de Carpool Karaoke hasta la fecha. Al menos el más emocionante e interesante para los melómanos.