Editado por Europa Press
21 de febrero 2018
Contador

DÍA DE LOS ENAMORADOS

San Valentín: 11 videoclips tan cursis que se pasan de románticos y terminan resultando indigestos

OLIVIA NEWTON-JOHN Y JOHN TRAVOLTA
OLIVIA NEWTON-JOHN Y JOHN TRAVOLTA
Actualizado 14/02/2018 10:53:54 CET

MADRID, 14 Feb. (EDIZIONES - David Gallardo) - .

El Día de los Enamorados o San Valentín o simplemente 14 de febrero. Cada uno lo llama como quiere, pero está mayoritariamente aceptado que este es el momento en el que hay que exaltar el amor romántico por encima de cualquier otro sentimiento animal, vegetal o mineral.

Ay, el amor, siempre tan presente en la música, capaz, de hecho, de inspirar las más preciosas y sentidas canciones, ya sea por el antes, el durante o el irremediablemente doloroso después (las surgidas tras las rupturas suelen ser aún mejores, por aquello de la confesión curativa).

El problema llega cuando hay que plasmar en imágenes las canciones romanticonas, pues la delgada línea roja que separa el bien del mal, el éxito del descalabro, la emotividad de la cursilería, es mucho más estrecha de lo que los artistas son capaces de ver desde su atalaya creativo.

JOHN MAYER Y KATY PERRY

Que si estamos juntos, que si lo dejamos, que si volvemos, que si hacemos un videoclip montando a cámara lenta en toros mecánicos y cantando mientras nos hacemos arrumacos y terminamos retozando. Madre mía, no es que empalague, es que este videoclip es un suicidio por sobredosis de cursilería.

KANYE WEST Y KIM KARDASHIAN

Resulta sencillamente imposible aceptar que este vídeo fuera perpetrado en serio por gente adulta, de manera que vamos todos a creer que en realidad el malencarado Kanye y su neumática Kim son unos cachondos irremediables con un sentido del humor por lo menos igual que el de James Franco y Seth Rogen, quienes, por cierto, hicieron una parodia hilarante (que ponemos debajo) de este Bound 2 inenarrable.

BON JOVI

El rockero estadounidense Jon Bon Jovi siempre ha tenido una gran capacidad para bordear con éxito la vergüenza ajena, pero terminó buceando hasta el fondo en el vídeo de You want to make a memory, con unas caricias y unas mojigaterías insostenibles. En algún plano se nota que está intentando llorar, pero no le sale. Lástima.

ROBBIE WILLIAMS Y NICOLE KIDMAN

Tampoco está del todo claro si lo remilgado de este Something Stupid es premeditado (correcto) o un patinazo (mal). La canción se presta a todo tipo de clichés, pero lo de las sábanas rosas ya es pasarse. Lo de los jerseys navideños no lo vamos a comentar.

PABLO ALBORÁN

No vamos a descubrir ahora que la intensidad de Pablo Alborán duplica o triplica a la del mortal medio, algo que se dispara exponencialmente en sus afectados videoclips. Por favor, queramos todos mucho al malagueño, que lo siente todo tanto, lo bueno y lo malo, que no puede ser.

CALLE 13

Resultaba improbable que Calle 13, tan contestatarios y combativos, tuvieran un hueco aquí, pero el videoclip de Ojos Color de Sol, protagonizado por Gael García Bernal y María Valverde, encaja cual guante repleto de vaselina. Cuando al mexicano se le cuelan maripositas amarillitas por debajo de la camisa ya sabes que es el fin.

DANI MARTÍN

Ya desde que empieza se puede sentir la intensidad post adolescente en un vídeo plagado de miradas intensas, de planos cortos, de roces, de besos en todas partes, de recuerdos de tiempos de felicidad infinita que no volverán. Ay, ¡qué locuelos éramos! Y la cuestión es que en realidad esa parte es genial, porque después la trama se tuerce y llega el dramón. Esto te pilla en un momento malo y te aniquila.

DAVID BISBAL

Las cosas como son, cuando una canción lleva por título Para enamorarte de mí, estamos ante un caso más que propicio para terminar pasándose de cursi. Y sin problema Bisbal se zambulle en primeros planos premeditadamente tiernos de la chavala de turno, primero amaneciendo entre sábanas y después sintiendo mucho más amor del que cualquier doctor estimaría necesario.

BEYONCÉ

Despilfarrando impostada naturalidad, Beyoncé se convierte en una novia que nos enseña su alcoba y que nos hacer partícipes de su idílica felicidad a toda cosa. Se suceden los escorzos y las poses improbables hasta que todo desemboca en una boda tan perfecta que estás deseando que suceda algo realmente trágico. Mas no.

GUNS N' ROSES

Puede que empalagoso o cursi no sea exactamente la palabra que buscamos, pues aquí hay serios problemas de fondo relacionados con la megalomanía y la grandilocuencia más perniciosa. El propio Slash reconoció que no tiene ni idea del argumento del vídeo, así que intentamos descifrarlo: en una repugnante boda de ensueño todo termina como el rosario de la aurora después de que aparezca un guitarrista tocando en mitad del desierto. Un mítico sinsentido.

JOHN TRAVOLTA Y OLIVIA NEWTON-JOHN

Esto sería algo así como el presente de los protagonistas de Grease, taitaños años después, con una vida perfecta y, efectivamente, desbordante de brillantina y botox. El mensaje final es que en Navidad todos volvemos a casa (incluso las tropas estadounidenses, en una escena cuanto menos inquietante) y eso nos llena de felicidad. Un despiporre de cursilería que termina resultando jocosamente moñas.

Cargandos el vídeo....