De Queen a Deep Purple pasando por Pink Floyd y Bruce Springsteen: Los mejores discos en directo

QUEEN WEMBLEY 86
EMI
Publicado 10/06/2018 8:58:51CET

   MADRID, 10 Jun. (EDIZIONES - David Gallardo) -

   Los discos en directo tratan de captar, por lo general infructuosamente, el vigor, el poder y el músculo que un artista exhibe cuando se sube a un escenario, en su momento de mayor gloria.

   Lógicamente, nada puede por ahora sustituir a la experiencia del directo, pero a lo largo de los años sí que han aparecido algunos discos que casi han logrado recrear la sensación de estar en pleno concierto.

   A continuación repasamos algunos de esos álbumes míticos que sí o sí deberían estar en las estanterías de todo melómano que se precie. Una mirada un tanto nostálgica ahora que los discos en vivo no parecen estar precisamente de moda.

   Pero como somos ajenos a las modas, vamos allá con una docena de obras clásicas que no ordenamos ni alfabéticamente ni de mejor a menos mejor porque todas son precisas y necesarias.

MADE IN JAPAN

   La cima creativa e interpretativa de Deep Purple aconteció en el primer lustro de la década de los setenta, con la que se considera alineación clásica: Ian Gillan (voz), Ritchie Blackmore (guitarra), Jon Lord (órgano y piano), Ian Paice (batería) y Roger Glover (bajo). Fue grabado en agosto de 1972 en Japón y llegó a las tiendas en diciembre de ese mismo año. Una banda en estado de gracia sentando cátedra en el entonces incipiente hard rock.



THE SONG REMAINS THE SAME

   Deep Purple estaban en lo más alto a principios de los setenta, pero Led Zeppelin les miraban con aire chulesco desde aún más arriba. The Song Remains the Same fue registrado en tres noches en julio de 1973 en el Madison Square Garden de Nueva York, dejando testimonio para la posteridad de lo que eran capaces de perpetrar Robert Plant, Jimmy Page, John Paul Jones y John Bonham. Leyendas inmortales del rock duro de talento infinito.



LIVE AT WEMBLEY 86

   Como sucede con Deep Purple y Led Zeppelin, hay controversia a la hora de señalar el mejor concierto de Queen, más que nada porque se trata de otra de esas bandas que aún estando en el sobresaliente, siempre parecía poder hacerlo todavía mejor. Por eso, frente a Live Killers (1979) o Live in Montreal (grabado en 1981), nos quedamos con este Live at Wembley 86 por ser casi el último concierto de Freddie Mercury. Una velada emotiva y absolutamente mítica cuando el reinado de Queen era incontestable.



LIVE AT LEEDS 1970

   No hay lista con los mejores discos en directo de la historia que se atreva a ignorar este Live at Leeds de The Who, grabado en febrero de 1970. Fiel retrato de la gira de presentación de Tommy, el salvajismo sónico desplegado por Roger Daltrey, Pete Townshend, John Entwistle y Keith Moon sigue resultado abrasador hoy en día.



UNPLUGGED IN NEW YORK

   El disco póstumo de Nirvana llegó en noviembre de 1994, pocos meses después del suicidio de Kurt Cobain. Y frente a la rabia plagada de vísceras habitual en el grupo de Seattle, este desenchufado presentaba a una banda sensible y emocionante, casi delicada, liderada por uno de los iconos de la cultura popular del final del siglo XX. La ascensión a los altares de Kurt resultó inevitable.



LIVE 1975-1985

   Cinco vinilos (o tres casetes o tres CDs) hicieron falta para retratar en Live 1975-1985 los diez primeros años de trayectoria musical de Bruce Springsteen a través de la que siempre fue, es y será su mejor baza, esto es, los directos. Un recorrido musical inapelable a través de varios conciertos que, presentados como una unidad, suman en total 216 minutos de coherente gozo para los fanáticos. Parece mucho, pero hablando del rockero de New Jersey no es tanto minutaje.



P.U.L.S.E.

   Si los directos de Bruce Springsteen son legendarios, los de Pink Floyd tampoco se quedan atrás. Este P.U.L.S.E. representa uno de sus últimos momentos, pues fue registrado en octubre de 1994 en el Earls Court de Londres, dentro del Division Bell Tour. Al tratarse de Pink Floyd, la parte visual es fundamental, por lo que tuvo, claro, su correspondiente edición en formatos domésticos como VHS y DVD. Los que por separado han hecho David Gilmour y Roger Waters también son excelsos, mención requerida para ambos siempre.



IT'S ALIVE!

   Y si los directos de Bruce Springsteen y Pink Floyd son legendarios, los de los Ramones son igualmente mitológicos, aunque por cualidades tan diferentes como su bravura, su velocidad, su frenesí y su violencia. Comandados con puño de hierro por la guitarra de Johnny Ramone, cada noche el cuarteto de Queens cambiaba la vida de aquellos que se postraban frente al escenario. Este combate sonoro fue grabado el 31 de diciembre de 1977 en Londres y aún es capaz de resucitar a un muerto. It's Alive!




LIFE AFTER DEATH

   Grabado en octubre de 1984 en Londres y en marzo de 1985 en Long Beach, Life After Death muestra a unos auténticos pioneros del heavy metal de los ochenta, con un incombustible Bruce Dickinson al frente y con canciones como Two minutes to midnight, The number of the Beast,'Run to the Hills o Hallowed by the Name. Es la frescura de una banda que estaba cambiando el rumbo de la música de nuestro tiempo.



ROCK N ROLL CIRCUS

   Año 1968. The Rolling Stones invitan a todos sus amigos para grabar un concierto en directo que sería emitido por la BBC. Sin embargo, esto nunca llegó a suceder y hubo que esperar hasta 1996 para disfrutar de este documento, fiel reflejo de una época de creatividad efervescente, en el que Mick y los suyos comparten protagonismo con The Who, Taj Mahal, Jethro Tull y Taj Mahal. Incluso John Lennon y Yoko Ono formaron parte del supergrupo llamado The Dirty Mac, junto con Eric Clapton, Mitch Mitchell y Keith Richards.



THE CONCERT FOR BANGLADESH

   George Harrison y Ravi Shankar organizaron en agosto de 1971 el primer concierto benéfico de la historia, celebrado durante dos noches en el Madison Square Garden de Nueva York para recaudar dinero para los refugiados de Bangladesh. El correspondiente disco llegó a finales de ese mismo año, con aportaciones de Bob Dylan, Eric Clapton, Ringo Starr, Billy Preston y Leon Russell.



THE LAST WALTZ

   En abril de 1976 llegó a las tiendas el testimonio sonoro del concierto de despedida de The Band (celebrado días antes en San Francisco), famosa principalmente por aquel entonces por ser el grupo de acompañamiento del mejor Bob Dylan. ¿Cómo no va a ser memorable un recital con Dylan y The Band, Eric Clapton, Neil Young, Joni Mitchell, Van Morrison, Muddy Watters, Ron Wood, Neil Diamong y Dr John? Por cierto, la película documental está dirigida por Martin Scorsese.



ALCHEMY

   Grabado durante dos noches de julio de 1983 en el Hammersmith Odeon de Londres, refleja la primera etapa de Dire Straits con un joven Mark Knopfler ya postulándose a personalísimo héroe de la guitarra, alejado de los estereotipos más rockeros y destilando elegancia. En el repertorio, clásicos como Romeo and Juliet, Sultans of Swing, Tunnel of Love, Telegraph Road, Going Home o Solid Rock, muchos de ellos en versiones extendidas mucho más largas que las originales.



BOB MARLEY LIVE!

   Solo ocho canciones de las interpretadas en el Teatro Lyceum de Londres en el verano de 1975 pasaron el corte para formar parte de Bob Marley Live! Sin embargo, las que están desde luego capturan en gran medida el ambiente reinante de conexión indudable entre músicos y público. Tanto es así que la versión en vivo de No woman no cry aquí incluida se ha convertido en una de las grabaciones más populares de Bob Marley, por encima de su extenso catálogo en estudio.



IF YOU WANT BLOOD (YOU'VE GOT IT)

   La gamberra y pendenciera primera etapa de AC/DC con el salvaje vocalista Bon Scott al frente tiene un perfecto testimonio para la posteridad en este If you want blood (You've got it) registrado en Glasgow en abril de 1978. Esta grabación ayudó indudablemente a cimentar la fama del grupo como maquinaria inapelable en directo, pues aquí hay puro fuego de juventud antes del éxito masivo. Let there be rock, en definitiva.


Contador