Ganadores de Eurovisión que supieron aferrarse al éxito

Abba at the premiere of Abba the movie
2001 CREDIT:TOPHAM PICTUREPOINT / POP
Publicado 12/05/2018 8:50:33CET

   MADRID, 12 May. (EDIZIONES - David Gallardo) -

   Más allá de polémicas sobre sus en ocasiones estrambóticos participantes, el Festival de la Canción de Eurovisión -que este 12 de mayo celebra su LXIII edición- es uno de los eventos televisivos más relevantes del mundo, con millones de espectadores a lo largo y ancho de todo el viejo continente.

   Es, por tanto, un escaparate incomparable para un artista, aunque una victoria en el certamen no asegure una trayectoria musical exitosa. De hecho, desde su estreno en 1956 no han sido tantos los artistas que han sabido edificar una sólida carrera.

   Por descontado que la gran mayoría de los participantes en Eurovisión están predestinados al más severo de los olvidos, pero es que muchos de los ganadores tampoco han sido capaces de zafarse de este funesto destino, y apenas han pasado de ser héroes por un día en sus respectivos países.

   ABBA (1974) y Celine Dion (1988) son, por contra, los dos grandes ejemplos de cómo este festival puede ser el trampolín para la más dulce de las glorias. Y a lo largo de los años, algunos otros han sabido también aprovechar su victoria para desarrollarse artísticamente con más o menos reconocimiento. Repasemos algunos exitosos casos:

FRANCE GALL (1965)

   France Gall era una especie de adolescente prodigio que conoció las mieles del éxito con apenas 15 años. Cuando su carrera despegaba, ganó Eurovisión en 1965 con 'Poupée de cire, poupée de son', canción compuesta por Serge Gainsbourg. Su victoria le llevó a grabar versiones del tema en idiomas tan dispares como finés, japonés y alemán. Después de la habitual cima de popularidad, desarrolló una carrera cuyo último disco data de 2004, aunque no por eso ha cesado su actividad y, con 66 años, sigue haciendo planes de futuro.



UDO JÜRGENS (1966)

   Considerado algo así como el 'Billy Joel austriaco' por su dominio del piano, Udo Jürgens ganó el festival en 1966 con 'Merci Chérie', que posteriormente sería éxito en su versión inglesa en la voz de Vince Hill. Todavía hoy en activo (este mismo año ha publicado el álbum 'Mitten im Leben'), algunos de sus hitos fueron cantar con The Supremes en 1977 y con la selección alemana de fútbol en 1978. Ha compuesto más de 900 canciones y despachado 100 millones de copias de sus discos.



MASSIEL (1968)

   Aunque el paso del tiempo haya distorsionado su imagen, María de los Ángeles Félix Santamaría Espinosa es un icono de la cultura popular española del siglo XX, debido sobre todo a su triunfo de 1968 en Eurovisión con 'La, la, la' (escrita por el Dúo Dinámico), en el mítico escenario del Royal Albert Hall de Londres. Hasta su retirada en 1996, Massiel grabó más de 50 discos y colaboró con lo más granado del panorama musical, convirtiéndose por méritos propios en un rostro familiar para todos los españoles.



VICKY LEANDROS (1972)

   La griega Vicky Leandros ganó Eurovisión en 1972 con el tema en francés 'Après toi', que acumula desde entonces más de 10 millones de copias vendidas. Pero no fue ese su único logro, ni mucho menos, pues con el paso de los años ha superado los 100 millones de unidades despachadas de todos sus trabajos, una cifra sólo al alcance de los verdaderos mitos.



ABBA (1974)

   Primero Eurovisión, después el resto del mundo. Ése sería un resumen somero de la trayectoria del cuarteto sueco, que tras imponerse en el certamen en 1974 con esa píldora trotona de pop risueño que es 'Waterloo', puso en pie una trayectoria musical envidiable plagada de éxitos que se salda actualmente con 375 millones de discos vendidos en todo el mundo. Y eso que se separaron en 1982 -ahora han anunciado su regreso con un par de nuevas canciones-.



JOHNNY LOGAN (1980 Y 1987)

   El australiano nacionalizado irlandés Johnny Logan es el único cantante que ha logrado la proeza de ganar el concurso en dos ocasiones, en 1980 con 'What's another year?' y en 1987 con 'Hold me now'. Entre medias, venció en 1984 como compositor (no como intérprete) de 'Terminal 3', canción cantada por Linda Martin y que acabó en segundo puesto. A pesar de controlar a la perfección los resortes del certamen televisivo, también ha mantenido una dilatada trayectoria fuera de Eurovisión con una veintena de discos, el último de ellos de 2010.




BUCKS FIZZ (1981)

   Creado expresamente para ganar Eurovisión, este cuarteto británico logró su objetivo con la canción 'Making your mind up' en 1981. Durante esa década colocaron otros tres singles en el primer puesto de las listas inglesas, y sus ventas superan los 15 millones de copias. A pesar de que los buenos tiempos acabaron a mitad de los noventa, su popularidad es realmente grande en el Reino Unido, donde dos versiones diferentes del grupo (con sus miembros repartidos) siguen actuando para los nostálgicos.



CELINE DION (1988)

   Apenas era una estrella local en su Canadá natal cuando con veinte añitos venció en la edición de 1988 del festival, cantando en francés en representación de Suiza. Este triunfo le abrió las puertas del resto del mundo y fue cosecchando éxitos progresivamente, ya en inglés, hasta la eclosión total y absoluta de 'My heart will go on', tema principal de la película 'Titanic' de 1997. Luego llegarían el acomodo y las largas temporadas actuando en el Caesar Palace de Las Vegas, ya como una celebridad musical de nuestro tiempo.



LORDI (2006)

   El universo eurovisivo explotó en mil pedazos en la edición de 2006 con la victoria de la banda finlandesa de metal Lordi, con sus integrantes disfrazados como monstruos resultantes de la fusión de clásicos del género como Ozzy Osbourne, Alice Cooper, Kiss, Marilyn Manson o Slipknot. Una adorable anomalía que no se libró de acusaciones de satanismo por parte de los sectores más conservadores. Tras vivir años de intensa popularidad mediática, Lordi prosiguen actualmente con una carrera asentada con discos y conciertos por todo el mundo.



LOREEN (2012)

   Todavía está por ver hasta dónde es capaz de llegar con su talento, pero lo innegable es que el impacto logrado por la sueca Loreen tras su victoria en 2012 en Eurovisión fue morrocotudo, consiguiendo abrir su eufórica música dance a todo tipo de públicos, vendiendo 2 millones de copias del single en las 48 horas posteriores y liderando las listas de una quincena de países. En noviembre de 2017 lanzó su segundo álbum.



CONCHITA WURST (2014)

   Quizás más una celebridad o un icono LGTB que otra cosa, desde luego Conchita Wurst no pasa desapercibida. Los días de gloria musical tras ganar Eurovisión en 2014 parecen ya algo lejanos, pero sus fieles fans parecen estar siempre ávidos de novedades. Es probable que nunca pueda igualar el éxito de Rise like a Phoenix, la canción con la que se impuso en el certamen, pero su relevancia popular sigue siendo considerable.



SALVADOR SOBRAL (2017)

   El joven crooner portugués se impuso en la última edición con la delicadeza desbordante de Amar pelos Dois, toda una rareza jazz en un festival en el que predomina el pop festivo de usar y tirar. Tras someterse a un trasplante de corazón, este año le tendremos de concierto por España -Málaga, Barcelona, Valencia, Cartagena y Madrid- para comprobar en vivo si su talento es tan prometedor y de largo recorrido como parece.