Arcade Fire: La evolución musical de los adalides del art rock en 5 canciones

File photo dated 10/06/17 of Win Butler of Canadian rockers Arcade Fire who have
PA WIRE/PA IMAGES / CORDON PRESS / DAVID JENSEN
Publicado 21/04/2018 8:24:33CET

   MADRID, 21 Abr. (EDIZIONES - David Gallardo) -

   Adalides del art rock, paladines indiscutibles del planeta indie del siglo XXI. Los canadienses Arcade Fire regresan a España con la gira de presentación de su quinto disco, Everything now (2017), que tocaron por primera vez en vivo en la edición del pasado año del Primavera Sound de Barcelona.

   Casi un año después, estos exploradores de universos sonoros desgranarán su repertorio en dos conciertos en grandes recintos en Barcelona (este 21 de abril en el Palau Sant Jordi) y Madrid (martes 24 en el WiZink Center). Tal es su predicamento y su poder de convocatoria desde hace ya unas cuantas temporadas.

   Porque casi desde el primer momento, el éxito estuvo del lado de Arcade Fire, sextexto que debutó en 2004 con el casi unánimemente aclamado Funeral. Desde entonces, un tránsito temporal y estilístico con Neon Bible (2007), The Suburbs (2010), Reflektor (2013) y el mencionado Everything Now (2017).

WAKE UP (2004)

   Una ópera prima superlativa y sobrecogedora con temas tan impactantes como las cuatro partes de Neighborhood, Rebellion (Lies) o Wake up -que U2 ponían para salir al escenario en su Vertigo Tour de 2005 y que aún hoy sigue poniendo del revés cualquier recinto donde toquen Arcade Fire-.

   Cual Caballo de Troya, se situaron en el epicentro mismo de la escena musical global sin que nadie se diera cuenta hasta tenerles ante sus mismísimas narices. Salieron de la nada, aparecieron de repente y pillaron a todos tan por sorpresa con su robusto rock que la rendición fue instantánea.



NO CARS GO (2007)

   No fueron número 1 con Funeral, pero se situaron estupendamente para sí serlo en Canadá con su segundo álbum, Neon Bible (2007). En Estados Unidos tuvieron que conformarse con el segundo puesto, pero eso era lo de menos. Lo importante era refrendar su estatus con una buena segunda estocada y a fe que lo consiguieron.

   El sonido grandilocuente, cierto toque mesiánico y un discurso premeditadamente intelectualizado hicieron de Arcade Fire la punta de lanza del rock independiente gracias a temas como Keep the car running pero, sobre todo, el fulgurante No cars go, con todos los ingredientes necesarios para entrar en la liga del rock de estadio.



WE USED TO WAIT (2010)

   Tercera entrega ya sí número 1 en Canadá, en Reino Unido, en Estados Unidos y en taitantos otros países. La reválida del tercer disco la pasaron con nota alta reflexionando sobre el extrarradio y perfeccionando su indie rock de tal manera que terminaron adentrándose en los terrenos comerciales del mainstream. Todo ello apuntalado por unas actuaciones teatralizadas que ya eran marca de la casa, pero que fueron a más y seguirían yendo a mucho más.

   Una obra ambiciosa en la que ya se abren algunas puertas sonoras novedosas hacia la electrónica y los ritmos bailables, aunque el grupo aún no quisiera cruzarlas. Era momento todavía de lanzar guitarrazos en Ready to Start o acercarse al country folk en The Suburbs. Entre medias, temas tan notables como We used to wait.



WE EXIST (2013)

   Giro de los acontecimientos con Arcade Fire traspasando esas puertas que dejaron entreabiertas tres años antes. Más baile en Reflektor, Afterlife o Here comes the night time, jugueteos con el reggae en Flashbulb eyes y pretenciso pop barroco en Joan of Arc.

   Huyendo de etiquetas, se acercan a bandas como Talking Heads y despistan a sus seguidores, provocando el primer gran cisma de su carrera. La línea de bajo de We Exist, en cualquier caso, engatusa al más arisco. Y sí, volvieron a ser número 1 en todos los principales mercados discográficos.



CREATURE COMFORT (2017)

   No hay quinto malo, dicen. Y Everything now obviamente no lo es, aunque profundizara en el desconcierto de quienes en su día habían militado en la religión de Arcade Fire, comandada con destreza por Win Butler y Régine Chassagne. Más electrónica y la prensa especializada preguntándoles en todas las entrevistas por la influencia de ABBA.

   Lo que nadie puede negarles es, en cualquier caso, la intención de escapar de sí mismos. Recordando a Pink Floyd y en algunos pasajes incluso al Sandinista de The Clash -¿por qué no?- con esa unión de reggae, guitarras, electrónica y música de baile.

   Otra vez número 1 en todo el mundo, otra vez en la carretera, Arcade Fire son desde hace más de una década clásicos contemporáneos y esenciales a la hora de entender la música de nuestro tiempo. No es poca cosa nada de eso.