Verónica, demasiado aterradora para los usuarios de Netflix

Verónica
NETFLIX
Actualizado 29/05/2018 13:21:54 CET

MADRID, 29 May. (CulturaOcio) -

Además del tremendo y planetario éxito de La Casa de Papel, hay otro fenómeno español que está arrasando en Netflix. Se trata de Verónica, la película de Paco Plaza basada en la misteriosa muerte de una joven que tuvo lugar en el madrileño barrio de Vallecas en los 90. El filme protagonizado por la joven Sandra Escacena es tan terrorífico que, según los datos de la plataforma, la gente no puede terminar de verlo.

La película relata cómo Verónica intenta contactar con los muertos usando un tablero de Ouija durante un eclipse solar. A partir de ese momento, la joven y su familia comienzan a sufrir extraños y amenazantes fenómenos sobrenaturales que desembocan en un aterrador y peligroso caos en su propia casa.

Diversos medios británicos y estadounidenses se han hecho eco del fenómeno en el que se ha convertido el filme de Plaza, director de la saga REC, en Netflix y las 'dificultades' expresadas en las redes sociales por algunos espectadores a la hora de poder terminar el aterrador relato.

El fenómeno de Verónica se ve alimentado cuando el público internacional descubre que el filme está basado en una historia real: la muerte de Estefanía Gutiérrez Lázaro, que falleció en extrañas circunstancias en 1991 meses después de hacer la Ouija en el baño de su instituto junto a sus compañeras. El caso, que fue muy mediático a principios de los noventa, nunca fue realmente resuelto y permanece sin explicación.

Entre los muchos comentarios que han saltado en Twitter, algunos aseguran que "tuvieron que apagar" su televisor tras ver "la escena del demonio caminando por el pasillo". Otros, también aterrorizados con el metraje, confiesan que estuvieron "a punto de orinarse" en sus pantalones al ver la película y advierten que "es otra razón más para no hacer la Ouija".

"Veo muchas películas de terror", comenta uno de los espectadores. "Pero con Verónica ha sido la primera vez en mucho tiempo que he tenido que tomarme un respiro a mitad de la película. Realmente aterradora y muy humana, una hermosa y retorcida historia de posesión sobre la inocencia perdida", asegura.

Contador