Star Wars: Rogue One era un "desastre", antes de los reshoots de Tony Gilroy

Rogue One
LUCASFILM
Actualizado 29/04/2018 11:27:40 CET

MADRID, 29 Abr. (CulturaOcio) -

El spin-off de la saga intergaláctica, Rogue One: Una historia de Star Wars era un "desastre", antes de la intervención del guionista y director Tony Gilroy, que cambió por completo el rumbo de la 'nave' tras el primer y decepcionante visionado del filme cuya dirección firmó Gareth Edwards.

Más de un año después del estreno de Rogue One: Una Historia de Star Wars, Gilroy rompe su silencio y habla sobre cómo fue su experiencia en los reshoots y le reescritura de guion del filme. Lo hizo en una entrevista para The Hollywood Reporter en la que asegura que la película se encontraba en "serio peligro" y que con su intervención "lo único que podía hacer era mejorarla".

Gilroy advierte que no esta seguro de que pueda revelar su opinión sobre el rodaje del filme: "es la primera vez que hago una entrevista [sobre el Rogue One], no estoy seguro de que lo pueda contar". Sin embargo, el guionista estuvo atrevido y 'sin pelos en la lengua' confesando que llegó cuando el trabajo de Gareth Edwards ya estaba terminado, pero que aún así, apareció en los créditos como guionista. De esta manera, Gilroy pone en evidencia el desencanto de Disney, propietaria de Lucasfilm, con el director original del filme.

"Había una gran confusión, pero en el fondo era muy sencillo de resolver", aseguró. "Veías la película y pensabas... ah vale, este es un filme donde todo el mundo va a morir. Así que es una cinta sobre el sacrificio, y la gran pregunta era: ¿Por qué razón van a sacrificarse estos personajes?", explicó el guionista.

Además, Gilroy aseguró que al ver el montaje original, ya sabía cómo había que empezar y continuar la historia para que esta resultase atractiva.

Rogue One fue una película completamente diferente tras su intervención. Y aunque se desconoce hasta que punto, algunas informaciones recalcan que hasta el 40% del metraje final era producto de los reshoots. Prueba de ello es que muchas de las imágenes que los seguidores de la saga galáctica pudieron visualizar en el primer adelanto del filme no aparecían en el resultado final. Además, algunos de los personajes cambiaron por completo, como por ejemplo, el caso de Riz Ahmed. En definitiva: "Aquello era un desastre".

El guionista no solo desprestigió el trabajo de Edwards, reconociendo que para él "Rogue One no es una película de Star Wars. Es su filme sobre la II Guerra Mundial", sino que Gilroy señaló que nunca había tenido interés en la saga:

"No me he interesado jamás, así que no le tenía ningún respeto, no tenía miedo y ellos [Disney] estaban metidos en un jardín, tenían un problema terrible, así que su situación no podía sino mejorar", sentenció. A pesa de los problemas de producción, Rogue One: Una historia de Star War fue todo un éxito en taquilla, llegando a recaudar mil millones de dólares en todo el mundo.

El próximo spin-off del universo creado por George Lucas, Han Solo: Una historia de Star Wars, llegará a la gran pantalla el próximo 23 de mayo. Y lo hace también precedido de vaivenes en la dirección. Y es que tras varios meses de filmación Disney decidió prescindir de Philip Lord y Christopher Miller y de sus heterodoxos métodos de rodaje y encargar la dirección del filme al veterano Ron Howard.